El próximo 15 de mayo el ciudadano recibirá cuatro boletas diferentes, denominadas A, B, C y D, en el nivel presidencial, municipal, congresual y para elegir los diputados y diputadas en el exterior, respectivamente. Cada boleta con fines educativos explica al dorso cómo se debe votar en cada una de ellas.

 
El elector tendrá plena libertad de escoger, si así fuese su voluntad, un presidente de un partido, un senador de un partido diferente y un alcalde de otro partido. Lo mismo pudiera elegir candidatos en las tres boletas de un mismo partido, o votar en dos niveles en un solo partido y por otro partido en el nivel faltante. En el nivel congresual pudiera elegir un diputado de su circunscripción con el voto preferencial, con lo cual estaría votando de forma automática por el candidato a senador del partido de su candidato a diputado.
 
El voto será nulo en el nivel presidencial si el votante marca en dos recuadros de partidos no aliados. Sin importar el nivel de elección, el voto también será nulo si la boleta no está firmada y sellada o si no hay ninguna marca que indique el voto. De igual forma será anulado cuando se escribe en la boleta o se hace tachaduras, cuando está ya marcada o cuando la marca se hace fuera del recuadro o entre recuadros y no se identifica la intención del voto. 
 

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

9 + 1 =