Donald Trump ha seleccionado al procurador general de Oklahoma y aliado cercano de la industria de combustibles fósiles, Scott Pruitt, para dirigir la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

Pruitt ha sido el arquitecto clave de la batalla legal contra las políticas de Barack Obama y se unió a una coalición en demandar al EPA por la Ley de Aire Limpio (Clean Air Act) que busca implementar nuevos estándares para reducir la contaminación de las nuevas plantas de carbón.

Trump ha dicho que no existen cambios climáticos y que desea abandonar el Acuerdo de Paris, el plan mundial para contrarrestar el calentamiento global.

Heather Shebly, una de las jefes de acción del Fondo de Defensa Ambiental dijo el miércoles que la nominación de Pruitt pone “en riesgo las protecciones del agua y de aire limpio”.

“Pruitt tiene un récord de atacar las protecciones ambientales de la EPA y ahora estará encargado de hacer cumplir esas protecciones”, dijo Shelby en un comunicado a sus seguidores.

Pruitt, un republicano de 48 años, ha escrito que el debate sobre el cambio climático, “está lejos de ser resuelto”, reportó The Washington Post.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

54 + = 63