ELPAIS.- Golpista en 2004 y acusado de capo de la cocaína, el expolicía Guy Phillipe, de 48 años, ha sido arrestado este jueves en Haití a cuatro días de que jurase su cargo como senador y adquiriese inmunidad parlamentaria. Phillippe, acusado también de ordenar un asalto a un cuartel en 2016 que dejó seis muertos, incluido un policía, ha sido extraditado de inmediato a Estados Unidos.

Agentes de la DEA —la agencia antinarcóticos de Estados Unidos— estaban en la comisaría a la que condujeron al detenido pero no intervinieron en el operativo, según las autoridades haitianas.

Philippe fue arrestado en la sede de una radio después de dar una entrevista, en la ciudad de Petionville, cercana a la capital Puerto Príncipe. Los agentes especiales rodearon el edificio disparando al aire y causando pánico en el barrio, según testigos citados por la agencia francesa AFP. Al cabo de 10 minutos el golpista que iba a ser senador salió a la calle esposado.

Sobre Philippe pesaba una orden internacional de detención emitida por Estados Unidos por tráfico de droga. Supuestamente era enlace y protector de carteles colombianos en Haití como parada técnica de envío de cargamentos a Estados Unidos. Había logrado huir de varios intentos de arresto, uno en un operativo secreto lanzado por agentes americanos desde la Base de Guantánamo en Cuba. Según el Miami Herald, dentro de la DEA se comparaba su habilidad de esfumarse con la de “un ninja”.

Philippe fue elegido senador en noviembre y le tocaba tomar posesión de su escaño el lunes, lo que precipitó el operativo contra él para evitar la inmunidad. Pese a haber participado en el golpe de 2004 que llevó al presidente Jean-Bertrand Aristide a irse del país, estar bajo sospecha de haber ordenado el ataque mortal al cuartel y ser objeto de una orden de detención por narcotráfico, Philippe no encontró obstáculos para concurrir a las elecciones e incluso fue acompañado en un mitin por el eventual vencedor de las elecciones generales de noviembre, el nuevo presidente Jovenel Moise.

La ONG Human Rights Watch ha acusado a Philippe de supervisar ejecuciones extrajudiciales durante el golpe de estado de 2004. Después del golpe hubo una macroredada contra oficiales haitianos involucrados en tráfico de droga y fue arrestado y juzgado en Miami el jefe de escolta del derrocado Aristide, Oriel Jean. Philippe fue uno de los testigos que aportaron información contra Jean, que tras cumplir condena regresó en 2015 a Haití y fue asesinado por sicarios en Puerto Príncipe.

De acuerdo con el índice de 2015 de la ONG Transparencia Internacional, Haití (diez millones de habitantes) empata con Venezuela como las naciones más corruptas de América Latina.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

+ 51 = 54