Porque: Signan su obra en el
Engaño y los cuentos burdos.
Aquellos que provocan el caos, más
Tarde o temprano, creyendo que
Dominan los perros de la guerra,
Terminan enredados
Entre sus patas.

Por: Rafael R. Ramírez Ferreira

Se infligen las leyes; las cláusulas estipuladas son violentadas por lascivos arrebatos de prepotentes desposeídos de buen juicio; lo impune causa rabia y esta produce actitudes y hechos que hacen enfurecer hasta al más pasivo, llevándolo a proferir imprecaciones que nublan hasta el buen pensar
Y es, que las reglas del juego, esas que nos permiten participar del mismo; esas que nos las cambian cuando menos lo esperamos; esas que no nos dan respiro siquiera para elaborar la más simple estrategia que nos permita participar de esos eventos, si, son las mismas que emplean los políticos desaprensivos para mantenernos desorientados mientras ellos se lucran a expensas de la caterva de pendejos que solo asistimos como vulgares espectadores a los actos circenses que ellos organizan, son las mismas reglas tramposas que hasta en el famoso pedazo de papel aquel, introducen para continuar teniéndonos maniatados.
Caramba, si, esas perversas reglas de juego, son las que nos hacen actuar cual si fuésemos marionetas, sin otro valor que un voto. Sucede el lamentable crimen de una jovencita y todos quieren participar dando su opinión al respeto pero, sin que muchos lo perciban, les pusieron un narigón para conducirlos hacia otro tema y sepultar u opacar aquellos que si les interesan.

Todo esto sin querer o siquiera insinuar que el hecho del asesinato de la joven no tuviera y tenga importancia para nosotros como pueblo, ya que el mismo es un reflejo de las cosas tenebrosas que está soportando esta sociedad. Más bien, lo que deseamos resaltar, es que existen malévolos que aprovechan cualquier motivo para que se olviden aquellos asuntos que ellos tratan de paliar o sacar del interés público, incluyendo el económico, para no hablar de la inseguridad, porque a todas luces, la misma es producto de una mala percepción de todos los que, de una u otra manera, la estamos padeciendo en el día a día.
Y fíjese, el que así lo desee, que de tantas variables con las cuales se ha tratado el desgraciado caso, una de esas ni se nota. Sí, es esa lucha o discriminación social, porque si la jovencita hubiera sido hija de un gran dirigente político, nada habría pasado; si la adolescente hubiera pertenecido a una familia adinerada, por igual nada habría pasado pero, era una don nadie, hija por igual de don nadie y por tal razón, no podía formar parte de la “distinguida” familia del novio.
Por igual, si esa “señora madre” ha tenido dinero para promover su “liderazgo” político, ¿no podía haberla llevado a una clínica? Digo esto, porque si ya estaba decidido hacerle la operación, entonces… ¿por qué encerrarla en ese matadero? Y, después de eso, ¿por qué tratarla como una basura? ¿Por qué llevarla a ese lugar? ¿Consultó la “señora” con su “querido” el transporte? ¿Es posible que lo haya hecho inconsultamente y por eso el posterior traslado? Claro, que lo dudoso es pensar que esta solución criminal, elaborada con premeditación y alevosía, haya partido del jovencito… ¡…!
Si, ese tema ocultó los otros tantos indelicados, corruptos e impunes pero, ya tenemos al bueno, aquel que nos impulsara por las nubes económicas y traerá el último camión de tierra que sepultará todos los temas incomodos y odiados por los que mal nos gobiernan…

¡Se erogarán 20 mil millones para dinamizar la economía! ¡Una acción gubernamental sin precedente en el país! ¡Que posibilitará la creación de miles de empleos! Bien de bien, extraordinariamente inspiradora acción pero, ¿Y los empleados, más que supernumerarios que tienen los organismos que recibirán ese dinero, qué? Ssss ¡Sí señor!

 

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

71 + = 72