Por: Elso Segura

Es por todos conocido que el Congreso Nacional ha venido realizando en los últimos meses grandes esfuerzos por consensuar con los partidos políticos, un proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas que garantice el fortalecimiento del sistema político nacional. En ese sentido la comisión bicameral que estudia dicho proyecto de ley se ha reunido con las cúpulas de las principales organizaciones sociales, empresariales y políticas del país, para recabar sus opiniones.
Esta misma comisión se ha reunido de forma particular con otras importantes figuras de la política dominicana, como el presidente de la república el Lic. Danilo Medina, el ex presidente Hipólito Mejía y el ex presidente Dr. Leonel Fernández Reyna, para conocer de sus impresiones respecto a temas muy sensibles y de alto interés de la ciudadanía, como las elecciones internas de los partidos políticos, la propaganda y publicidad durante las campañas electorales y el financiamiento de los candidatos y los partidos.
La discusión de estos temas ha llegado hasta el comité político del PLD principal partido de gobierno, colocándose como unos de los principales puntos de agenda de su última reunión orgánica celebrada el lunes 4 del mes en curso. Es una práctica institucionalizada en el Partido de la Liberación Dominicana, siempre que necesita fijar posición con relación a la aprobación de algún proyecto de ley de tanto impacto para la nación dominicana como la nueva ley de Partidos y Organizaciones Políticas, discutirlo y consensuarlo entre los integrantes de su Comité Político. Sin embargo, todo parece indicar que no ha sido posible ponerse de acuerdo sobre los temas indicados precedentemente, en especial el que versa sobre las elecciones internas de los partidos y el uso del padrón, al punto de convocar una reunión extraordinaria para el sábado 16 del presente mes de septiembre, para ver si se llega a un acuerdo entre los sectores que mantienen posiciones encontradas al respecto.
Es una pena que tantos compañeros formados intelectual y políticamente en nuestro partido, se muestren con tanta indiferencia frente a este tema, que más que una simple posición encontrada entre dos sectores se trata de una estocada mortal que nuestro respetado Comité Político pudiera darle a nuestra organización, si la cordura y el buen tino no llegara a irrigar las neuronas de nuestros distinguidos dirigentes. El momento amerita de una profunda reflexión de todos los dirigentes del partido y miembros del Comité Central, para evitar que esta importante institución política creada por el profesor Juan Bosch, cayera en un abismo institucional que la lleve al caos y a la destrucción.
Un tema de tanto impacto para nuestra organización Política, no puede ser el resultado de la decisión de un reducido grupo de compañeros, que, imbuidos en una posible buena fe, pero obnubilados por posiciones coyunturales, los llevara a imponer primeramente al partido y luego a la nación, a través de la referida ley, una camisa de fuerza que ponga en juego nuestra vida democrática. Lo que realmente procede es que el tema en cuestión fuera sometido al escrutinio de las bases del partido, y que sea esta de forma mayoritaria y libérrima la que se pronuncie a favor o en contra de la referida propuesta, como ha sucedido en otras ocasiones.
Si se llegara aprobar en la nueva ley de Partidos y organizaciones Políticas, la celebración de elecciones o primarias internas con el padrón de la Junta central Electoral, o lo que es lo mismo, con el padrón abierto, estaríamos destruyendo por ley el actual sistema de partidos políticos, puesto que no tendría sentido estar registrado ni organizado en ningún partido u organización política al momento de escoger sus autoridades electivas, bastaría organizarse en un movimiento electoral de esos que forman regularmente algunos funcionarios de turnos con el objetivo de reciclarse en el poder, sin importar los destinos del partido, ni de la nación.
El caso del partido de la Liberación Dominicana con relación a este tema es más dramático, pues, si se llegara a aprobar en el nuevo proyecto de ley de Partidos y Agrupaciones Políticas las elecciones internas de los partidos con el padrón de la Junta Central Electoral, de inicio, estaríamos desconociendo los resultados del 8vo Congreso Norge Botello, en el que se aprobaron los nuevos Estatutos y los reglamentos de organización y, caería al vacío el proceso de revisión del padrón y la multiplicación de los Comité Intermedios; y en segundo lugar, se agudizaría la ya malograda democracia interna del partido, convirtiendo en una organización sesgada y controlada por una minoría que se eternizarían en el poder, mientras los tradicionales miembros y dirigentes que aún siguen confiando en su partido como el único instrumento capaz de motorizar el progreso del pueblo dominicano, continuarían como reza el refrán popular “oliendo donde guisan”.
De aprobar el comité político del Partido de la Liberación Dominicana en su próxima reunión orgánica convocada para el sábado 16 del mes en curso, la propuesta de que se incluya en la nueva ley de partidos las primarias con el padrón abierto de la Junta Central Electoral, no me queda claro que sector saldría beneficiado de tal decisión, lo que si estoy seguro es que con la misma se estaría decretando la destrucción definitiva de esta organización, convirtiéndose de paso en enemigos del orden institucional de la nación, puesto que todo el deterioro organizacional y ético del que adolecen los partidos políticos, terminan siendo transferidos a la sociedad una vez llegan al gobierno; por lo que es necesario que nuestros preclaros dirigentes, afinen bien la puntería al momento de disparar la decisión que marcaría un antes y un después en el sistema político de la Republica Dominicana.
Los discípulos del Profesor Juan Bosch no deberíamos comportarnos en ninguna circunstancia de espalda al interés nacional y, aprobar que las elecciones primarias de los partidos se realicen con el padrón abierto de la Junta Central Electoral, obviando el padrón interno de cada partido, es colocarse de espalda a nación dominicana. El comportamiento exhibido por el Comité Central del PLD en los últimos 17 años, en relación con el presente y futuro de nuestra organización política, ha sido de total indiferencia, viéndonos más preocupados por un puesto en el Estado que por el fututo del partido, y ni que decir del interés nacional. Es una formidable ocasión para levantar el orgullo y el compromiso histórico con el fundador del partido el profesor Juan Bosch, para evitar que sus discípulos terminen siendo los liquidadores de su principal obra y los sepultureros del sistema político nacional.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

+ 11 = 12