Por: Juanita Samper Ospina
La próxima semana se vencen los términos fijados por el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para que Carles Puigdemont, presidente catalán, aclare si declaró la independencia de su región y, en caso de que así sea, se retracte.

El lunes vence el primer plazo y el jueves, cuando se cumple el segundo, se sabrá si el presidente Rajoy prosigue con la activación del artículo 155 de la Constitución, que permite la inhabilitación del gobierno de una autonomía. En tal caso, la administración central ocuparía los cargos de las autoridades independentistas en Cataluña y las ramas del poder.

Vicepresidente catalán avisa: independencia es la base de todo diálogo
Para algunas personas, como el filósofo y escritor español Fernando Savater, la situación se ha debido controlar desde hace años para evitar llegar a este punto de quiebre. Así se lo explicó a EL TIEMPO en esta entrevista.

¿Qué podría haber hecho el Gobierno central de otra manera en esos últimos años?

Haber suspendido la autonomía, haber metido en la cárcel a los que estaban amenazando con el golpe y haber atajado el asunto antes de que llegara hasta la situación de ahora.

¿Usted opina, entonces, que Rajoy ha debido aplicar el artículo 155 antes?

La culpa no es de Rajoy, sino de los independentistas. Pero yo creo que por exceso de querer ser amistoso y pacífico y bondadoso, y esas cosas que se llevan mucho ahora, y porque en el fondo le parecía que no contaba con el apoyo del resto de los partidos, siempre estaba tratando de contentar a todos. No es solo Rajoy, los otros partidos, y sobre todo el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), tampoco querían ni mucho menos que se actuara de manera radical. Han ido dejando la situación hasta ahora.

¿No cree que haber actuado de manera más radical habría exacerbado en mayor medida el ánimo independentista?

No, no lo creo. En el País Vasco, en el momento en que se metió en la cárcel a la Mesa Nacional de Herri Batasuna (partido político afín a la banda separatista Eta), empezó el final de Eta. Hasta entonces, siempre se decía que si se encerraba en la cárcel a los dirigentes de Batasuna iba a ser mucho peor, y no sucedió así. Con eso se acabó la broma. Los independentistas se animan cuando les das la razón y se desaniman cuando ven que los demás no los dejan hacer lo que quieren.

Esto es producto de un desgaste que comenzó hace más o menos cinco años, en el 2012. Desde entonces, venimos sufriendo una especie de golpe de Estado separatista en Cataluña

 

¿Cuándo cree que empezó el problema independentista reciente de Cataluña?

Esto es producto de un desgaste que comenzó hace más o menos cinco años, en el 2012 (con la elección del partido independentista de Artur Mas). Desde entonces, venimos sufriendo una especie de golpe de Estado separatista en Cataluña. Un gobierno autonómico es en el fondo una dependencia del Estado central, encargada de la administración. Pero en Cataluña ha intentado emanciparse, separarse, ir por su cuenta y eso es lo que padecemos.

Usted ha dicho que la raíz de todo está en la educación…

Sí. La educación en algunos lugares de España y en concreto en Cataluña es un adoctrinamiento permanente en contra del país al que pertenecen. Los independentistas no son algo que haya nacido por casualidad, sino que han sido fabricados maliciosamente a base de unos medios de educación y comunicación extraordinariamente sectarios, que vienen formando a los niños desde pequeños. La juventud se ha criado en ese sentimiento de separatismo radical.

También ha tildado a los intelectuales de cobardes respecto a la situación de Cataluña…

A lo mejor soy demasiado optimista diciendo que es cobardía. Algunos quizá simplemente no saben qué decir. Hay muchos intelectuales que escriben su ‘novelita’ o hacen su película, pero luego cuando les preguntas por el mundo no tienen ni idea. Eso es lo más corriente. Sin embargo, creo que hay otros que no se atreven a decir lo que piensan para no desagradar. Quieren quedar bien con todo el mundo y si toman una postura nítida pierden el apoyo de la gente. Por eso prefieren darles la razón a todos.

La educación en algunos lugares de España y en concreto en Cataluña es un adoctrinamiento permanente en contra del país al que pertenecen

¿Por qué cree que Puigdemont declaró la independencia de Cataluña y la suspendió de inmediato? ¿Puede ser por miedo o tiene alguna jugada en mente?

Habría que preguntárselo a él. Yo lo que creo es que, haga lo que haga, hay que suspender la autonomía y juzgar y castigar a los que nos han llevado a esta situación. Aunque por mucho que ahora renunciasen a la independencia –que no creo que vaya a suceder–, lo que han hecho hasta ahora ya es bastante para constituir delito.

Esto significa que, en todo caso, usted cree que hay que seguir con el artículo 155…

Sí, y con el código penal. El artículo 155 es una forma de suspender la administración autonómica, pero el código penal hay que aplicarlo a personas concretas por delitos concretos.

¿A quiénes, específicamente?

A Carles Puigdemont, a Carme Forcadell, presidenta del parlamento catalán; a Oriol Junqueras, vicepresidente del gobierno de Cataluña, y a los demás responsables de lo que ha ocurrido hasta ahora.

 

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

8 + 2 =