El 25 de octubre de 1917, los bolcheviques liderados por Lenin toman el control de Petrogrado (antiguo San Petersburgo), piedra fundacional de la Revolución de Octubre, que desembocará cinco años más tarde en la creación de la Unión Soviética.

Los bolcheviques eran políticamente minoritarios pero se beneficiaron de un vacío institucional.


La Revolución de Octubre fue precedida por numerosas protestas en Moscú y San Petesburgo, a causa de la guerra y la falta de comida.

La fecha del 25 de octubre corresponde al calendario juliano (ortodoxo) vigente entonces en Rusia. Según el calendario gregoriano (católico), actualmente adoptado en el mundo entero, equivale al 7 de noviembre.

Petrogrado es el nombre con el que se bautizó al comienzo de la Primera Guerra Mundial la capital imperial San Petersburgo para que sonara menos alemán y más ruso. Es la sede del Palacio de Invierno, sede del gobierno provisional y símbolo del absolutismo zarista. En la época soviética se llamó Leningrado y tras la caída de la URSS en 1991 volvió a su nombre inicial de San Petersburgo.

Desde el 23 de febrero del calendario juliano, miles de manifestantes furiosos por la escasez de comida invadieron Petrogrado. Estos grupos, compuestos sobre todo por mujeres y obreros, se extendieron rápidamente hasta la huelga general del 25 de febrero.

El zar Nicolás II ordenó reprimir por la fuerza lo que consideraba una protesta contra el hambre. Pero el ejército simpatizó con los manifestantes.

Mirá también
El centenario de la Revolución Rusa, eje de exposiciones en Moscú y San Petersburgo
Después de una semana de disturbios, Nicolás II cedió ante el Estado Mayor, que le instó a abdicar “para salvar la independencia del país”. Las derrotas militares de Rusia en la Primera Guerra Mundial precipitaron esta caída, aumentando la desconfianza del pueblo respecto a la monarquía.

Se instaló un gobierno provisional, presidido por Alexander Kerenski, pero su inestabilidad hizo que Rusia se acabara sumiendo en una crisis política.

En 1917, Vladimir Ilich Lenin, líder del movimiento bolchevique, llevaba más de una década en el exilio. Volvió a Rusia con la ayuda de Alemania, en guerra contra el imperio zarista.

Revolución Rusa: a 100 años de la toma del Palacio de Invierno
León Trotsky fue una figura central de la Revolución de Octubre.

Lenin partió de Ginebra el 28 de marzo, atravesó en un tren especial Alemania y luego Escandinavia, cuya frontera cruzó en abril de 1917. Pero se vio obligado a exiliarse de nuevo en julio, esta vez en Finlandia, cuando el partido bolchevique fue declarado ilegal.

A su vuelta de Finlandia, fue Lenin quien, con el pretexto del cierre de una imprenta del Partido Comunista, decidió el momento en que se daría el golpe de Estado.

Leon Trotski, presidente del “Comité militar revolucionario” lo había preparado, asumiendo así el papel de jefe militar cuya primera decisión fue negociar una “paz inmediata” con Alemania y con el imperio austrohúngaro.

En 25 de octubre por la noche, el crucero “Aurora”, anclado en el río Neva y con la tripulación amotinada, disparó contra el Palacio de Invierno, lo que dio comienzo al asalto.

Los marinos y los soldados dirigidos por Trotski se encontraron en el Palacio de Invierno con una guardia desamparada, compuesta por unos mil soldados, cosacos, cadetes y mujeres voluntarias. Alexander Kerenski logró huir e intentó organizar una resistencia abocada al fracaso. El poder cambió de manos.

Lenin y Trotski establecieron los “sóviets”, “consejos” revolucionarios en manos de sus camaradas bolcheviques.

Revolución Rusa: a 100 años de la toma del Palacio de Invierno
El zar Nicolás II y su familia fueron ejecutados en julio de 1918.

El 27 de octubre, Lenin formó un consejo de los comisarios del pueblo únicamente compuesto por bolcheviques, entre ellos Joseph Stalin y Leon Trotski.

Lenin se negó a integrar a la izquierda moderada y en las primeras semanas en el poder se creó una policía política (La Checa). Miles de “enemigos del pueblo” acabaron en prisión o ejecutados.

Nicolás II fue ejecutado por orden de los bolcheviques junto con su familia en julio de 1918 en Ekaterimburgo (Los Urales), adonde los Romanov habían sido trasladados.

Los bolcheviques instalaron la “dictadura del proletariado”, ganaron la guerra civil y en 1922 fundaron la Unión Soviética.

Fuente: AFP

 

 

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

10 + = 16