Cada país, dentro de su soberanía, es libre de escoger la ciudad que quiere como capital, y para Israel, Jerusalén es su capital única, eterna e indivisible. Pero a nivel internacional se ve de otra forma, porque se considera que es un territorio en disputa y además los palestinos quieren que la parte oriental de la ciudad, que hace siglos habitan, sea capital de su Estado.

En 1947 la ONU presentó al mundo el Plan Partición de Palestina con la idea de que en ese territorio se fundara un Estado para el pueblo judío y otro para el pueblo árabe-palestino. Pero fue claro en que Jerusalén iba a quedar bajo control internacional. Ese plan fue aceptado por los primeros, pero no por los segundos. El rumbo de los acontecimientos cambió todo. Así, durante la guerra de 1948, que se produjo después de que proclamaron su Estado, Israel se tomó Jerusalén Occidental. Luego, en la guerra de 1967, ocupó Jerusalén Oriental, y en 1980 anexionó por ley la ciudad como su ‘capital eterna e indivisible’. La comunidad internacional aún considera a Jerusalén Oriental como un territorio bajo ‘ocupación’ y la anexión no es reconocida.

¿Esta es la razón por la cual las embajadas de otros países en Israel no están en Jerusalén?

Exactamente. En alguna época varias, especialmente de países latinoamericanos, estuvieron en Jerusalén, pero en la actualidad no hay ninguna. Todas están en Tel Aviv. La de Estados Unidos, cuando se construya, sería la primera.

¿Pero en términos prácticos es como si Jerusalén fuera la capital?

Así es. Las instituciones del Gobierno israelí y demás están en Jerusalén, y de hecho los embajadores cuando presentan sus credenciales lo hacen en esta ciudad. Pero siempre en la parte occidental, no en la oriental.

¿Por qué Jerusalén es centro de tantas disputas?

Porque es la Ciudad Santa para judíos, cristianos y musulmanes. En la ciudad vieja o parte oriental está el Muro de los Lamentos, principal lugar de culto para los judíos, porque es lo único que quedó en pie del segundo templo de Jerusalén que fue destruido en el año 70 después de Cristo por los romanos.

Para los cristianos es fundamental porque en esta ciudad sucedió la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo; y para los musulmanes es la tercera ciudad en importancia después de La Meca y Medina porque allí, desde una roca, según la tradición religiosa, el profeta Mahoma o Mohammed ascendió a los cielos. Durante las cruzadas, siglo XI a XIII, cristianos y musulmanes se la disputaron, luego pasó a manos de los otomanos hasta la Primera Guerra Mundial y luego del mandato británico.

¿En Jerusalén solo viven judíos?

No. De casi 900.000 habitantes, el 62 por ciento son judíos; el 36 por ciento, árabepalestinos y el 2 por ciento, de otras comunidades. La mayoría de palestinos son musulmanes, pero también hay cristianos que se concentran en la parte oriental desde que decenas de miles fueron expulsados por las fuerzas israelíes o huyeron en medio de las hostilidades de las guerras.

¿Cuál es el consenso internacional sobre el estatus de Jerusalén?

El consenso es que el estatus final debería salir de las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos que desembocara en la solución de dos Estados, uno al lado del otro.

Parece que esta declaración no ayuda al moribundo proceso de paz entre israelíes y palestinos…

Depende desde el ángulo que se le mire. En principio, Estados Unidos se descalificó para seguir siendo mediador del conflicto, pues esta es una decisión de claro apoyo a Israel, y los palestinos, por supuesto, ya no le tendrán confianza a cualquier labor de mediación que salga de Trump por no verlo como un sujeto imparcial. Sin embargo, si se ve por el otro lado, ahora el gobierno de Netanyahu le debe un favor enorme a Trump, que tendría que ser devuelto en una mayor flexibilidad frente a los temas más difíciles de un eventual plan de paz hacia la región.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

65 + = 66