Por: AFP y Efe
Sumario: En medio de tensión, la MUD pidió al oficialismo rectificarse por haber asegurado que los opositores dieron información sobre el piloto rebelde Óscar Pérez.
La nueva ronda de diálogo entre el gobierno venezolano y la oposición, prevista para el jueves en la capital dominicana, Santo Domingo, fue pospuesta y volvió a plantear incertidumbre sobre el futuro de las conversaciones.
La oposición venezolana anunció que no estaría en la ronda de negociaciones con el gobierno de Nicolás Maduro por la controversia sobre la muerte del piloto rebelde Óscar Pérez y la inasistencia de cancilleres de países acompañantes. “No vamos. Construiremos consenso para una nueva fecha”, dijo el diputado Enrique Márquez, uno de los representantes de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en el diálogo iniciado el primero de diciembre.
La MUD exigió al ministro de Interior, Néstor Reverol, “una rectificación” por haber afirmado que durante la negociación, delegados opositores dieron información que permitió llegar al lugar en el que se encontraba Pérez, quien protagonizó sonadas acciones contra el gobierno y fue abatido en un operativo el lunes.
En una carta anterior enviada al presidente dominicano, Danilo Medina, la alianza calificó de “irresponsables” y “falsos” los señalamientos de Reverol.
La Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) también se refirió al caso de Pérez y tildó de “masacre” el operativo policial en el que murieron otras 8 personas.
“Este acto nos pone ante la degradación e irrespeto de la dignidad y los derechos humanos atinentes a cualquier persona”, afirmó la CEV en un comunicado, en el cual exige a las autoridades una investigación sobre dicha operación.

Además, para mantener las reuniones con el gobierno, la MUD afirmó el jueves que “es indispensable” que estén presentes todos los cancilleres facilitadores en el momento del diálogo.

Solo dos de los cinco cancilleres llegaron a República Dominicana: Fernando Huanacuni, de Bolivia, y Denis Moncada, de Nicaragua. No estaban los de Chile, México ni San Vicente y las Granadinas.
“El gobierno no ha destrancado los nudos que quedaron pendientes en la última reunión sobre temas muy importantes para el país en materia electoral e institucional”, añadió la MUD, reiterando su disposición a retomar la negociación cuando se solucionen las trabas. El director de Comunicación de la Cancillería dominicana, Hugo Beras, confirmó el jueves que las partes no habían llegado al país.
Beras dijo que el canciller dominicano, Miguel Vargas; el exjefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y los cancilleres de Bolivia y Nicaragua estaban reunidos “definiendo y determinando cuál será la fecha más conveniente para retomar el diálogo en el menor tiempo”. Las recrudecidas tensiones se producen después de que Maduro advirtió a sus detractores que las reuniones del jueves y este viernes eran “la última oportunidad” para alcanzar un acuerdo antes de las presidenciales de este año –en las que aspirará a la reelección–, lo que los opositores consideraron “una amenaza”.
El gobierno busca el reconocimiento de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, desconocida por la oposición y países de América y Europa, mientras que la oposición exige en los diálogos garantías de unas elecciones presidenciales “transparentes”.
De otro lado, la organización Human Rights Watch (HRW) afirmó el jueves que la única esperanza que le queda a Venezuela para salir de su crisis es la presión internacional, en especial de sus vecinos.
En su informe anual sobre la situación de los derechos humanos en el mundo, la ONG llamó a estar “vigilantes” en los procesos electorales de este año en países latinoamericanos, incluido el de Venezuela.
Además, HRW calificó al régimen de Maduro de ser una “autocracia incompetente” y lo acusó de haber “destruido la economía de un país potencialmente rico en petróleo”.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

3 + 4 =