Por: Valentina Lares Mártiz
Veinticuatro horas después de que el piloto y exfuncionario policial Óscar Pérez colgó varios videos en Instagram la madrugada del lunes asegurando que estaba bajo asedio y quería negociar su rendición, el régimen venezolano admitió que este “cayó abatido” junto con otras seis personas de su grupo tras un asedio en el que fueron atacados hasta con un lanzacohetes.
Aunque Pérez fue una figura polémica desde el momento en que pilotó el helicóptero sobre el Tribunal Supremo de Justicia el 27 de junio del año pasado y supuestamente lanzó explosivos en lo que vendió como el comienzo de una rebelión contra el Gobierno, su asesinato el lunes no solo conmocionó a la oposición, sino que le dio una razón para recuperar la cohesión contra la ‘revolución’.
Sin convertirlo en mártir, voces de todo el espectro opositor condenaron el operativo –al que calificaron como “ejecución extrajudicial”–, desde el exgobernador Henrique Capriles hasta la fiscal en el exilio Luisa Ortega, especialmente luego de que el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, aseguró que los representantes de la oposición que participan en las rondas de diálogo en la República Dominicana revelaron la ubicación del piloto.
Este grupo terrorista fuertemente armado inició de manera artera, malintencionada, un enfrentamiento con los organismos
El funcionario también aseveró que ubicaron a Pérez gracias a información sacada de “la entrevista que ofreció (…) a un medio internacional”, en referencia a CNN en Español.

Reverol dijo que “pese a todos los intentos de lograr una rendición pacífica y negociada, este grupo terrorista fuertemente armado inició de manera artera, malintencionada, un enfrentamiento con los organismos”.
Sin fisuras, los opositores señalaron que Reverol intentaba una vez más minar la confianza entre el liderazgo opositor y sus bases, una apreciación en la que coincide el director de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello, Benigno Alarcón. Este señala además que el operativo tuvo el doble objetivo de aniquilar a Pérez y enviar un mensaje amenazante a sus detractores. “¿Por qué las fuerzas de seguridad del Gobierno no se cuidaron de que el operativo fuera discreto? ¿Por qué no accedió a la rendición del piloto si él mostró que quería rendirse? Hace tiempo que el Gobierno comenzó una espiral represiva, pero con los niveles actuales de descontento este ejercicio en vivo del uso de la fuerza en su máxima expresión buscó enviar un mensaje a cualquier sector que pudiera tener alguna iniciativa en su contra. El mensaje es claro: ‘Si intentan algo contra nosotros, este puede ser el desenlace’”, afirma.
En la medida en que se conocen algunos detalles de lo ocurrido se refuerza la conclusión de que el operativo contra Pérez y su grupo fue desproporcionado. La experta en seguridad y defensa Rocío San Miguel señala no solo que el piloto tuvo dos acciones públicas de escaso impacto y que en ningún caso provocó víctimas fatales ni heridos, que estaba escondido en un lugar aislado con una sola vía de acceso y escape y alejado de población civil, por lo que es difícil justificar que la vivienda fue finalmente derribada con un disparo de lanzagranadas.
La organización de derechos humanos Provea deploró que el Gobierno propiciara un desenlace violento en vez de promover la rendición. Este organismo y Alarcón advierten que al haberse conocido desde temprano en la mañana que Pérez estaba dispuesto a rendirse, su asesinato constituye un crimen de lesa humanidad.
En sesión ordinaria, la Asamblea Nacional conformó una comisión para investigar la operación policial contra Pérez, por lo que exigió a las autoridades la conservación del cuerpo de las víctimas –incluyendo el de dos funcionarios policiales– para llegar a una conclusión imparcial.
Familiares de los rebeldes denunciaron desde la morgue que las autoridades no quieren entregarles los cuerpos, solo las cenizas de estos una vez cremados, con lo cual se borrarían todos los indicios de la manera en la que murieron.
Al ser interrogado sobre si lo sucedido con Pérez iba a afectar el diálogo, un asesor de la oposición dijo que no lo creía. “Los negociadores no van a perder foco”, aunque dijo que se reclamará por el “absurdo” dicho por el ministro Reverol.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

9 + 1 =