El presidente venezolano, Nicolás Maduro, desafío este jueves a varios gobiernos regionales al decir que irá a la Cumbre de las Américas en abril en la capital peruana, pese al rechazo que causó el adelantamiento de las elecciones en el Grupo de Lima.
El Gobierno peruano dijo esta semana que Maduro no sería bienvenido en la VIII Cumbre de las Américas y lo ratificó este jueves con su primera ministra, Mercedes Aráoz, al afirmar que el presidente Maduro no podrá entrar al país ni tampoco sobrevolar su espacio aéreo si pretende asistir a la octava cumbre.
“No puede entrar ni al suelo ni al cielo peruano. Él no puede entrar (al Perú) porque no está siendo bienvenido”, dijo Aráoz a una emisora de radio.
“¿Me tienen miedo?, no me quieren ver en Lima, me van a ver. Porque llueva, truene o relampaguee, por aire, tierra o mar llegaré a la Cumbre de las Américas con la verdad de la patria de Simón Bolívar (…). Allí llegará la verdad de Venezuela”, dijo Maduro en una conferencia de prensa.
Frente a esto, el jefe del Ejecutivo venezolano aseguró que recibió de su homólogo peruano, Pedro Pablo Kuczynski, “varias cartas”, la última “ayer (miércoles) a las 4 de la tarde (…) invitándome a la Cumbre de las Américas”. “Póngase de acuerdo. Quieren repetir con Venezuela el maltrato que le dieron a nuestra hermana Cuba (…), los tenemos locos, vale. Están como locos”, agregó sobre un grupo que, aseguró, “pasará a la historia de la indignidad”.
El presidente exhibió a los medios presentes en la rueda de prensa la carta en la que se lee que Kuczynski extiende la invitación a Maduro para participar en dicha cumbre, una misiva fechada el 11 de noviembre del 2017.
“Es un grupo que existe y no existe. Que saca comunicados y que pretende que sean órdenes que nosotros cumplimos. En Venezuela mandamos nosotros, no Kuczynski ni (Juan Manuel) Santos”, añadió.
A esto, Aráoz afirmó que su Gobierno ha retirado la invitación que le dirigió al gobernante en noviembre para asistir a la reunión, por haber roto el diálogo con la oposición y haber convocado de manera anticipada presidenciales. “Tiene que entender que en el Perú no lo queremos recibir”, agregó.
El Grupo de Lima, que está compuesto por Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Brasil y Costa Rica, también se sumaron EE. UU., Guyana y Santa Lucía, pidió además a Venezuela que elabore un nuevo calendario electoral.
El mandatario venezolano también arremetió contra Colombia al asegurar que desde este país se prepara un “falso positivo” contra Venezuela y señaló que ordenó al ministro de Defensa, Vladimir Padrino, que informe del caso a su par colombiano, Luis Carlos Villegas.

“Le he dado instrucciones al ministro Padrino para que en el día de mañana (hoy) informe con lujo de detalles al ministro de Defensa de Colombia de un plan que hemos logrado obtener, detectar, para crear un falso positivo muy peligroso en la frontera de Colombia contra Venezuela”, dijo Maduro.
El jefe de Estado dijo que ha recibido informaciones de una fuente “extremadamente confiable de Colombia” que le proporcionó “pruebas físicas de este plan para activar un falso positivo contra Venezuela y contra la paz de los dos países”.
También pidió que se convoque a una cumbre de la Unasur para hablar sobre la situación por la que pasa su país y para, dijo, “defender la verdad”. “Le digo al presidente de Argentina, Mauricio Macri (…), convoque, atrévase, no me tenga miedo (…), convoque como presidente de Unasur a una cumbre y yo voy y nos vemos las caras. Y voy a defender la verdad de Venezuela”, dijo Maduro.
Macri ostenta la presidencia rotativa de este organismo. Maduro, que aseguró ayer que “le tienen miedo”, solicitó a esta cumbre y pidió restablecer las relaciones “de respeto, de comunicación, las relaciones diplomáticas” con los países del organismo. “La llegada de la derecha a los gobiernos del continente significó que se impuso una intolerancia, un racismo ideológico contra Venezuela”, puntualizó.
Piden anular juicio a opositor López
El partido Voluntad Popular (VP), del opositor preso Leopoldo López, pidió ayer la anulación del juicio que se le hizo a su líder en 2015 y que lo condenó a casi 14 años de prisión, luego de que la exfiscal de Venezuela Luisa Ortega Díaz admitiera en una entrevista con la emisora Blu Radio que recibió presiones por parte del dirigente chavista Diosdado Cabello en el caso.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

+ 38 = 39