La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Tibisay Lucena, informó este miércoles que las elecciones presidenciales se celebrarán el 22 de abril. El anuncio llegó después de que el diálogo, que se desarrollaba en República Dominicana, entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición fracasó por falta de consenso.
“Se convocan las elecciones presidenciales para el 22 de abril del 2018”, dijo Lucena tras recordar que el CNE estuvo en “sesión permanente” desde el lunes pasado “analizando las fechas y trabajando en diferentes escenarios”.
Al fijar la fecha, el CNE cumplió con el decreto de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que ordenó hacer estos comicios antes de mayo.
Sin embargo, la oposición venezolana –que buscaba “mejoras” en las condiciones de la votación– no ha decidido todavía si acudirá a esta contienda.
El mandatario dominicano, Danilo Medina, explicó este miércoles, en presencia de expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero (también facilitador del proceso), que los diálogos que se llevaban a cabo en Santo Domingo entraron “en una especie de receso indefinido” y lamentó la falta de un acuerdo.
No obstante la expectativa de que se lograra finalmente un consenso, la oposición se negó a firmar el documento elaborado por los facilitadores del diálogo y con el que estaba de acuerdo el gobierno de Maduro, y pidió un compás de espera para presentar ayer sus observaciones a la propuesta de acuerdo.
Entre las condiciones de los opositores para firmar un pacto estaba la habilitación de los dirigentes Henrique Capriles y Leopoldo López para las elecciones presidenciales, según un documento entregado a los acompañantes del diálogo.
En la propuesta opositora se pedía también legalizar en un lapso de 48 horas a las formaciones Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP) y a la Mesa de Unidad Democrática (MUD), que fueron anuladas por decisiones del CNE y del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).
El portavoz de la oposición en el diálogo, Julio Borges, consideró insólito que el Gobierno no haya asistido a la reunión del miércoles y que ni siquiera haya recibido la propuesta de acuerdo con las observaciones que presentaron.
De hecho, Medina informó que el presidente de Venezuela dijo que solo firmaría “el documento” del martes, que la oposición rechazaba por considerarlo insuficiente.
Al cierre de la reunión de, Borges afirmó que Maduro “no es el dueño de la democracia en Venezuela” y que los venezolanos “tienen que ser respetados”, por lo que hizo un llamado al Gobierno a no cometer “el error” de dar un paso “unilateral e inconsulto”, sino hacer “lo que está en la ley y en la Constitución”.

“Nunca, nunca vamos a aceptar ningún acuerdo que signifique claudicar la democracia en Venezuela”, añadió al hacer un llamado al pueblo venezolano a “crear entre todos un frente amplio dentro y fuera del país para materializar esta lucha”.
Consultado por la prensa sobre las observaciones que presentaron ayer, Borges dijo que el documento de la oposición tenía una “enorme diferencia” con el que planteaba el Gobierno.
Si el Gobierno “no tuviera miedo de unas elecciones libres” tendría que firmar este texto, “que no tiene otra cosa que no esté en las leyes venezolanas”, dijo.
A su llegada a la Cancillería, sede de las conversaciones, el expresidente Zapatero, facilitador del diálogo junto a Medina, señaló que otra opción a un acuerdo era una “alternativa extraordinariamente negativa” para Venezuela y para Latinoamérica.
Desde Caracas, el Gobierno acusó al canciller de Chile, Heraldo Muñoz, de “perjudicar” el proceso de diálogo y señaló que el diplomático, que acompañaba las reuniones, “siempre apostó al fracaso”.
Este martes, el canciller de Chile indicó en su cuenta de Twitter que se encontraba “en contacto permanente” con República Dominicana y que la oposición venezolana recibía “enormes presiones” para firmar un acuerdo con el Gobierno que “no contempla garantías para las elecciones presidenciales”.
Pero anoche Lucena aseguró que el proceso electoral será “trasparente y confiable”. “Tenemos 15 auditorías y todas las garantías para una elección”, afirmó.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

76 + = 83