Por Cándido Mercedes
Un gran debate se ha suscitado a raíz de la comparecencia del ciudadano presidente Danilo Medina, en su rendición de cuentas, al señalar que hemos pasado a ser un país de Clase Media y que por primea vez tenemos más clase media que pobres. Situó la Clase Media en un 30% y la pobre en un 25.6. Sería interesante que los medios y las universidades realizaran paneles alrededor de este importante fenómeno social.
Por lo pronto, trataremos de hacer un esfuerzo académico, desde la sociedad civil, para adentrarnos lo más objetivamente posible a ese panorama social. Buscaremos el equilibrio, frente a un optimismo del vaso enteramente lleno y, de un recipiente vacío que expresa una parte de la oposición. Solo la búsqueda de la verdad, que es el encuentro con la realidad, nos hace libre.
Antes de categorizar que es la Clase Media sería interesante ver qué nos dicen algunos informes y estudios internacionales alrededor de este importante quehacer. LATINOBAROMETRO en el mes de agosto del 2017 dibujó, entre otros indicadores, que:
1) República Dominicana era de los 18 países evaluados, el que más recibía ayuda social. Los beneficiarios de ayuda con un 29%. Líder con un 29% de 18 países.
2) Solo el 38% de la población le alcanza el ingreso para satisfacer sus necesidades.
3) El 60% no les alcanzan los ingresos para ver satisfechos sus condiciones materiales de existencia.
4) El 42% no tiene suficiente comida para alimentarse.
5) En la autoclasificación de clase social (subjetiva), los dominicanos se ven así: 15% en clase alta, 42% en clase media y 41% en clase baja.
Pero, que nos dice el mismo LATINOBAROMETRO, más allá de la clase autopercibida “Las clases medias en los 18 países no se caracterizan por corresponder a niveles de ingresos objetivos de cada país…Esto es relevante para las políticas públicas, porque los actores políticos se dirigen a segmentos “diferentes” al hablar de “clase social”, según cuál sea su definición. Esta brecha comunicacional afecta la distancia entre el discurso político de la elite y lo que entiende la ciudadanía por ella”.
¿Qué nos dice el Banco Mundial en sus Notas de Política de República Dominicana, denominado “Para construir un mejor futuro juntos” ?, nos habla del alto crecimiento no tan inclusivo. Aborda que, en la República Dominicana, el crecimiento no ha sido tan inclusivo como el resto de la región; uno de cada 3 dominicanos permanece por debajo de la línea de pobreza. En la página 16 del referido Informe, el Banco Mundial puntualiza “Otra característica importante de R. D. es la limitada movilidad económica ascendente. A lo largo de la última década y media, un poco menos de 7 por ciento de la población en RD ascendió en las categorías de ingresos (p. ej. De clase vulnerable a media), comparado con 41 por ciento en la Región de LAC, lo cual es notable en vista de rápido aumento del INB per cápita en el país”.
¿Cómo nos ubica el Banco Interamericano de Desarrollo acerca de la Clase Media? El BID tiene como parámetro que una persona es de clase media cuando recibe entre 10 a 50 dólares diario, esto es, entre RD$15,000.00 a RD$75,000.00 pesos mensuales. Este paragua del BID sirve como indicador referencial; pero, habría que ver fácticamente, cada formación social determinada, esto es, cada realidad económica-social. Verbigracia: Costo de la vida de cada país, los servicios públicos y su respectiva calidad, los salarios, el desempleo, los monopolios y oligopolios en los mercados, la inseguridad ciudadana, el imperio de la ley, la capacidad regulatoria del Estado, la problemática de la corrupción, etc. etc.
Sabemos que solo los salarios y los empleos decentes, bien remunerados, conducen a una mayor escala en la jerarquía de la estratificación social. Los salarios en Dominicana son muy deprimidos. Según la Tesorería de la Seguridad Social, el salario promedio es de RD$21, 337.00 pesos. En cambio, la Canasta Nacional promedio es de RD$29,982.94. El 20% más pobre que se encuentra en el Quintil 1 del Banco Central, que serían RD$13,724.44, solo los que trabajan en las empresas grandes podrían cubrir esa canasta pues ganan RD$15,447.60. Es pertinente acotar, subrayar, que las empresas grandes cubren solo el 10% de los empleos en la sociedad dominicana. La mayoría son medianas y pequeñas y allí los salarios están: RD$10,620.00 y RD$9,411.60, respectivamente. En el sector turismo: $10,355.75 y zonas francas $9,264.00 (salarios mínimos). Como diría un economista, el salario, ha sido el precio de ajuste en la economía, a través de más extracción, exacción, vía sueldos reducidos, a la fuerza de trabajo. Entre un 16 a un 20%, ganamos más de RD$35,000.00 pesos según la DGII. Ahí estarían la Clase Media, Media Alta y Alta.
El desempleo sigue siendo alto. En agosto del año 2000, el entonces presidente Fernández, había dejado el desempleo ampliado en 13%. Hoy, 18 años después, nos encontramos con un desempleo ampliado de: 14 % y con el Subempleo: 16.5. El 32.5% de los jóvenes no tienen empleo y un 22.5% de ellos son Ni Ni o SIN SIN (sin empleos ni estudian). Lo que podemos decir es que ha habido avances en los ingresos en determinados sectores sociales, que la pobreza monetaria haya disminuido y, un componente importante, han visto su situación un poco mejorada, pudiendo pasar de la pobreza a vulnerables, pero no a clase media.
Aquí solo se habla de pobreza monetaria, no de la pobreza multidimensional, y establecen que una persona que reciba un ingreso de RD$4, 570.00 pesos no es pobre. ¡Siguen siendo pobre aun cuando tengan un poco más de ingresos! ¡Aquellos que lo niegan, son pobres del alma, con una pobreza espiritual vituperable! Pero ¿qué es clase media y como se determina en una estructura social determinada? Una clase media, según la concepción weberiana y de John Goldthorpe. Para Weber, la misma está ubicada, más allá de su heterogeneidad, en el esquema de riqueza, poder y prestigio; en tres dimensiones: económica, política y social.
Cada dimensión asume un rol en la sociedad: la influencia en las relaciones de poder y en el paradigma mediático; el status dentro de la sociedad (educación, profesión, empleo de cuello blanco); y, el grado de prestigio y simbología social. John Goldthorpe, seguidor de Weber, amplía el horizonte, en una perspectiva más empírica: la situación laboral. Para él “La situación de mercado se refiere a los niveles de remuneración, la seguridad en el empleo y las perspectivas de promoción, mientras que la situación laboral, de empleo, se centra en cuestiones de control, poder y autoridad”.
Realmente, una clase media aquí, gráficamente, serían aquellos que:
1) En su hogar hay ingresos por encima de RD$50,000.00 (como umbral menor).
2) La vivienda tiene agua potable dentro de la casa.
3) Tiene seguro médico.
4) Tiene un vehículo, sobre todo, si vive en la capital o Santiago.
5) Maneja la computadora.
6) Lee, pero, lee algo.
7) Va al cine.
8) La calidad de su momento de ocio.
9) Toma vacaciones fuera de su casa, como mínimo un resort.
Hay sociólogos que, en otras sociedades, hicieron una taxonomía de: pobre, vulnerable, clase media baja, clase media tradicional, clase media emergente, clase media acomodada y clase alta. Es una valoración sin sustento empírico. Partimos de que una clase media debe estar en el campo del bienestar. El bienestar significa para Amartya Sen y Joseph Stiglitz: a) nivel de vida material (ingresos, consumo y riqueza); b) salud; c) educación; d) actividades personales, incluyendo el trabajo; e) voz política y gobernanza; f) conexiones y relaciones sociales; g) entorno (condiciones presentes y futuras); h) seguridad física y económica.
Como vemos, no somos una sociedad de clase media, sino un cuerpo social caracterizado por sectores vulnerables. La mayoría de los empleos que se crean son de cuello azul y/o trabajos manuales y de servicios de poca competitividad a la luz de la exigencia del talento humano, de acuerdo a la estructura ocupacional. Hay si se quiere una relación en la clase media entre estilos de vida, categorías de consumo, cultura y ocupación. ¡Lo importante es auscultar la realidad lo más cercano a la verdad, con la única pasión de transformarla en beneficio de una mayor justicia distributiva para que los avances tengan razón de ser!

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

48 + = 54