Fue confirmado este jueves por la Asamblea Nacional de ese país en reemplazo de Raúl Castro.
Miguel Díaz-Canel fue elegido este jueves por la Asamblea Nacional como nuevo presidente de Cuba y sucesor de Raúl Castro, según la prensa oficial, decisión que marca una nueva era en seis décadas de revolución socialista en la isla.
“Miguel Mario Díaz- Canel, de 57 años, fue electo Presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de la República de Cuba por la recién constituida Asamblea Nacional del Poder Popular en su Novena Legislatura, que sesiona desde este miércoles en el Palacio de Convenciones de La Habana”, informó el blog oficialista Cubadebate.

Sucesor de Raúl Castro no impulsaría cambios radicales en Cuba
El hombre que será el próximo presidente de Cuba pertenece a una generación más joven de líderes que ha abogado por la modernización de la isla, pero también es un fiel funcionario del Partido Comunista que no alimenta demasiadas esperanzas de generar un cambio político.
Por su parte, Díaz- Canel se comprometió este jueves a continuar tanto con la revolución de sus antecesores como con la actualización del modelo económico que inició por su antecesor Raúl Castro. “El mandato dado por el pueblo a esta legislatura es dar continuidad a la revolución cubana en un momento histórico crucial, que estará marcado por todo lo que debemos avanzar en la actualización del modelo económico”, dijo en su primer discurso como gobernante ante la Asamblea Nacional.

Además, el nuevo presidente relevará también a Raúl Castro al frente del Partido Comunista (PCC, único) en el año 2021, cuando está previsto el VIII Congreso de la formación, según anunció hoy el mandatario saliente. “Se ha planificado así”, aseguróRaúl Castro quien se despide este jueves de la Presidencia de Cuba pero seguirá siendo el primer secretario del PCC durante los próximos tres años.

Primer vicepresidente desde 2013, este ingeniero electrónico de cabello cano y amante de Los Beatles escaló discretamente en la línea de mando, respetando los caminos establecidos dentro del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único).

Raúl, de 86 años, lo trajo a su lado, le encargó representar al gobierno en visitas oficiales al extranjero y lo preparó para asumir el cargo más importante en la isla, mientras la prensa estatal le iba dando más espacio. Recordado por ser un dirigente que andaba en short y bicicleta, ha sabido darse una imagen más fresca y moderna, abogando por el desarrollo de internet y de una prensa más crítica.

Sin embargo ha sido severo contra los opositores o los diplomáticos propensos a criticar públicamente al gobierno. A cargo de liderar una transición histórica en un primer mandato de cinco años, será el primer líder cubano nacido después de la revolución de 1959 y tendrá que forjar una legitimidad que fue natural en los Castro.

“Es difícil evaluar la capacidad de Díaz-Canel para ser presidente (…) Viene del sistema pero es la rigidez del sistema el mayor obstáculo para avanzar con los cambios económicos y políticos necesarios.(…) Será una prueba de su habilidad política” consideró Michael Shifter, presidente del grupo de investigación Diálogo Interamericano, en Washington. “Y puede encontrar resistencias”, añadió.

Poder menos centralizado
El nuevo presidente tendrá que mantener el equilibrio entre la reforma y el respeto a los principios revolucionarios, pero deberá esforzarse por actualizar el modelo económico, un proyecto iniciado por Raúl Castro.

La tarea más urgente es la unificación de las dos monedas nacionales que circulan en el mercado, además de la eliminación de tasas de cambio preferenciales para empresas estatales -que son la mayoría en la isla-, situación que genera distorsiones en una economía golpeada además por el embargo impuesto por Estados Unidos desde 1962.

A nivel diplomático, el futuro jefe del ejecutivo cubano deberá lidiar con el retorno de Washington al lenguaje de la confrontación, recrudecido con la llegada de Donald Trump al poder, quien dio marcha atrás al acercamiento de finales de 2014.

Para cuidar de su elegido y guiar su camino, Raúl Castro conservará sus funciones como secretario general del PCC hasta 2021, cuando cumpla 90 años. El futuro número dos del gobierno, Salvador Valdés Mesa, político afrocubano de 72 años, también podrá ayudarlo a contener la posible resistencia de la vieja guardia, no muy dispuesta a sacrificar el legado socialista bajo la espada de las reformas

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

7 + 1 =