Por: Ramón Antonio Veras.
I.- La ignorancia y líderes fabricados

1.- Históricamente, los pueblos de América Latina y El Caribe, han estado acompañados de la ignorancia, enemiga que les impide la generalidad de las veces identificar a sus enemigos. Ella traba su desarrollo a la vez que les hace ver contrarios donde están sus amigos más consecuentes. Es la más terrible adversaria dentro de todos sus antagónicos; destila aborrecimiento ante los que puedan llevarles algo de luz a las masas populares.

2.- Aquel que no sabe lo que ocurre a su alrededor se conserva en las nubes. No tener idea de las cosas convierte a las personas en ignorantes; presa fácil de aquellos que están interesados en mantenerlas en babia, en el limbo, con sus mentes capturadas. Estar a oscuras hace posible que el nesciente sea guiado por la voluntad de quien se beneficia de la inexperiencia o ingenuidad.

3.- Mantener a los oprimidos en condición de incultos contribuye a que sus opresores se muevan a su anchura. Allí donde la ignorancia impide a los marginados deliberar, considerar, entender y elaborar ideas, no hay posibilidad de que entiendan la causa de su miseria, ni mucho menos tener agudeza de la realidad y de la interioridad de los problemas y su solución.

4.- Partiendo de cómo afecta el desconocimiento a las comunidades humanas que permanecen en condición de puros tarugos, por medio de este escrito quiero destacar que desconocer lo que solo es favorable a quienes mantienen al pueblo viviendo como simple profano, posibilita que se le fabriquen “líderes” que no son más que artificios fruto de la habilidad de politiqueros engañosos.

II.- El verdadero líder

5.- El verdadero líder es aquel que interpreta acertadamente los intereses y aspiraciones de aquellos a quienes representa; surge del seno de la organización de la cual por su liderazgo llega a dirigente. Guiar por el camino correcto, hacer causa común con los suyos da la calidad de guía, por lo que llega a ganarse la simpatía, confianza y respeto de sus compañeros.

6.- A diferencia del líder verdadero, fruto de la práctica coherente en la defensa de los intereses de sus representados, el falso líder es un impostor, una fachada, una apariencia producida para servirle de instrumento a intereses contrarios a los pueblos donde es fabricado, El líder aparente es diseñado para acción y efecto de falsear.

7.- El “líder” simulado es hecho para por medio del fingimiento aparentar que es un gurú, cuando no es más que un engaño, un montaje. Ese que simula sentimientos u opiniones que no tiene, hace de embaucador para como farsante convertirse en hipócrita con cara y pronunciamientos ficticios.

8.- El líder brota del seno de los movimientos de masas, germina desde donde hace trabajo social al lado de los suyos; sale de la raíz de los grupos sociales, mientras el falso “líder” es sacado de un cerebro letrino para que cumpla una misión a los fines de confundir al pueblo humilde y trabajador. Su origen proviene de una probeta; es enviado desde un laboratorio donde se elaboran planes macabros.

9.- El ser humano que se desarrolla como un abanderado real es porque ha incidido junto a aquellos que le reconocen como su más genuino intérprete; porque ejecuta acciones en procura de que prosperen los intereses de los que dirige; traduce en hechos la voluntad de los que depositan en él su confianza. La coherencia y fidelidad acompañan a los reales líderes, los cuales hacen de portavoz de los que les tienen como su emisario confiable.

10.- El comportamiento del líder escogido por sus seguidores está probado en la práctica de que es confiable, porque ha demostrado que es intransigente con lo que conviene a sus seguidores; está acreditado porque con su accionar ha evidenciado que es el continuador de los que en él confiaron, y lo tienen como ejemplo del que sacrifica su propia voluntad en favor de otros.

11.- El hombre o la mujer que se gana el corazón de aquellos que le siguen, es el que participa defendiendo; forma parte unido a los que son sus mandantes; toma carta en los asuntos poniendo por delante los intereses de los que le han otorgado una especie de poder ilimitado. El líder mete su cabeza; se inmiscuye; se interpone cuantas veces los suyos pueden ser lesionados; se implica sin importar las consecuencias; se mezcla con los que defiende para ser su voz y armadura de acero.

12.- Todo aquel que llega a ser un líder de verdad se mantiene con la voluntad de obrar marchando con sus seguidores; se muestra diligente, enérgico y sumamente dinámico. Para él no existe la pasividad ni mucho menos la indiferencia. La postura de quien hace de calificado dirigente no tiene tiempo de descanso en los trabajos que realiza, porque considera que su cometido es estar ahí, en el lugar donde el deber de cuadro político le manda a permanecer.
III.- Líderes internacionales fabricados

13.- El que desconoce vive en la ignorancia y de esta se aprovechan los ideólogos que elaboran planes contra los pueblos para confundirlos. El inexperto, el desconocedor es la víctima preferida de aquellos que ponen sus conocimientos al servicio de los intereses que les pagan, sin importar que sus ideas sirvan simplemente para engañar, o esclavizar subyugando en forma despiadada.

14.- En Nicaragua, en el curso de la lucha del Frente Sandinista contra la dinastía somocista, ante el evidente triunfo de las fuerzas guerrilleras y la presencia en sus filas de destacados líderes progresistas, los servicios de inteligencia norteamericanos fabricaron como líder a Edén Pastora, (a) Comandante Cero. El bloque de la mentira, la prensa al servicio del imperio, siempre destacaba en los combates que libraba el Frente Sandinista al Comandante Cero, como la figura heroica, valiente, con acciones sobrehumanas. Luego de la victoria de los sandinistas, el famoso Comandante Cero, se destacó como jefe de la Contra Nicaragüense, movimiento paramilitar organizado por el imperio para derrocar a los sandinistas.

15.- En Portugal, una vez fue desplazado del poder el dictador António de Oliveira Salazar, el Partido Comunista, que había llevado una lucha firme y decidida contra el régimen y ganado mucho prestigio en el seno del pueblo, la embajada norteamericana para contrarrestar la influencia de los comunistas fabricó como “líder” a Mário Soares.

16.- En Cuba, una vez el Movimiento 26 de Julio, bajo el liderazgo de Fidel Castro, eliminó del poder del Estado cubano a Fulgencio Batista, la línea seguida por las distintas administraciones norteamericanas fue sacar de un tubo de laboratorio a un “líder” que le hiciera sombra a Fidel. Los proyectos de líderes de hojalata como William Morgan, Eloy Gutiérrez Menoyo y otros inventos, fracasaron ante la figura de Fidel, el más grande líder mundial en todo el siglo XX y lo que va del XXI. Es bueno destacar que todavía en Cuba se siguen elaborando algunos productos para que hagan el papel de “líderes”.

17.- Más recientemente, ante el proceso democrático que lleva a cabo el pueblo venezolano, inspirado en el Comandante Hugo Chávez, y la presencia del gobierno legítimo de Nicolás Maduro, el imperio en el laboratorio de líderes de pacotilla ha fabricado a Leopoldo López, y a otros que responden a la política norteamericana. Hay que señalar que con López, no termina el montón de “líderes” que están en la reserva para ser sacados conforme convenga a la desestabilización.

18.- Además, donde se fabrican líderes de ocasión, también se construyen “figuras intelectuales”, “sinceros demócratas”, “civilistas prominentes”, y cuantos simuladores necesita la reacción internacional y las minorías nativas para sus planes de simulación y confusión. Muchos de esos “renombrados hombres de letras, el arte, el civismo y la socialdemocracia”, terminan siendo laureados con un Premio Nobel; o una distinción rimbombante hecha por Amnistía Internacional u otro organismo de esos que pululan por Europa, especialmente en España, con sus centros de operaciones en Madrid. En los últimos años, la socialdemocracia europea es la organización internacional que ha construido la mayor cantidad de los llamados “líderes”.
IV.- Líderes nacionales verdaderos

19. – Nuestro país, después de la desaparición física de Trujillo, ha contado con verdaderos líderes. El doctor José Francisco Peña Gómez, que ha sido el más grande líder político popular de toda la historia. El profesor Juan Bosch, se ganó el respeto y la consideración de la sociedad dominicana por su talento, y comportamiento ético y moral. El doctor Joaquín Balaguer, fue el líder de las fuerzas más conservadoras, y en particular del campesinado. Manuel Aurelio Tavárez Justo, durante el tiempo que vivió fue líder de la juventud más progresista, principalmente por su valentía y magnetismo personal. El coronel Francisco Alberto Caamaño, se ganó la categoría de líder indiscutible en la Guerra de Abril de 1965, por interpretar el sentir de amplios sectores populares.

20.- De igual manera, en tiempos pasados el pueblo dominicano tenía líderes en distintos órganos de expresión. Basta con recordar en el movimiento estudiantil universitario a Asdrúbal Domínguez y Amin Abel; entre los obreros a Barbarin Mujica, El Indio Vargas, Henri Molina, Julio de Peña Valdez y Francisco Santos; de los médicos el doctor Marcelino Vélez Santana, y Mamá Tingo, en la clase campesina.

21.- Los citados dirigentes dominicanos sirven de ejemplo a la juventud de hoy para que comprenda que los verdaderos líderes se hacen en el batallar, en la lucha política, sintonizando con el pueblo, o con un segmento de la sociedad. Todo aquel que quiere ganarse la simpatía, la inclinación de hombres y mujeres del pueblo debe ligar su accionar político con los intereses de sus seguidores. Tienen partidarios fieles aquellos que en la brega política y social siempre están ahí, batallando, dirigiendo, organizando y llevando la correcta orientación.

22.- En los últimos años de vigencia aquí de los partidos del sistema, se ha observado que a cualquiera que toma un micrófono, sale una fotografía suya en la prensa escrita, o porque tiene mucho dinero, ya se le llama líder, aunque nunca se ha codeado con el pueblo ni ha hecho trabajo político o social que lo haga merecer de tal calificativo. Se ofende a los verdaderos líderes cuando a un anodino se identifica como adalid.

23.- En nuestro medio se está dando el caso de que politiqueros creyentes de las ciencias ocultas, están recurriendo a mujeres y hombres que, supuestamente, hacen cosas misteriosas, los conocidos brujos, para que les hagan “líderes”. De ahí que aquí han surgido unos llamados “líderes de encuestas” que actúan sacados de un sombrero por un mago o fruto de la quiromancia.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

71 + = 76