Por: Sergio Gómez Maseri 27 de junio 2018 , 10:09 p.m.
“Caótica”, “incompetente” y “cruel”. Esas fueron las palabras usadas este miércoles por un juez federal en California al escribir un fallo en el que fustiga a la administración de Donald Trump y le ordena reunificar a las familias separadas al atravesar la frontera con México en un plazo máximo de 30 días.

Dana Sabraw, magistrado federal para el Distrito Sur en este estado, prohibió a su vez la deportación o detención de los padres sin sus hijos, salvo que se demuestre que estos representan un peligro para los menores.

En el caso de niños de 5 años o menos, la orden del juez pide que sean reunificados en menos de 14 días y exige que se garantice la comunicación entre padres e hijos separados mientras se adelante el proceso de reunificación.

La decisión del juez se dio en respuesta a una demanda elevada por la American Civil Liberties Union (Aclu) en la que critican a la administración por imponer su política de ‘cero tolerancia’ sin medir las consecuencias.

Y si bien es preliminar, constituye un nuevo golpe contra un gobierno que ya estaba a la defensiva tras varias semanas de polémica por la separación de familias.

“Las circunstancias caóticas que se han dado fueron causadas por el propio gobierno”, dijo el juez al indicar que el sistema diseñado por Trump para controlar el ingreso de ilegales era precario y contenía muchos vacíos.

Desde abril, la administración venía imponiendo una nueva política en la frontera que ordenaba el procesamiento de adultos arrestados en la frontera en el sistema federal.

En la práctica eso condujo a la separación de las personas que llegaban con hijos, pues los menores no pueden ser llevados a estas cárceles del país.

Desde entonces, casi 2.500 niños fueron separados de sus familias y distribuidos a diferentes albergues.

La semana pasada, y presionado por el escándalo nacional e internacional que desató la noticia, Trump dio marcha atrás y suspendió la práctica de separar familias.
La polémica, no obstante, sigue viva, pues la administración tampoco desarrolló un sistema para reunificar a las familias ya separadas.

De acuerdo con la Casa Blanca, unos 400 niños ya fueron devueltos a sus padres.
Pero todavía falta por ubicar a los otros 2.000. Y en muchos casos el mismo gobierno ni siquiera sabe quién es hijo de quién o carece de la documentación de los menores para establecer su identidad.

En su ponencia ante la corte de California alega que la demanda es innecesaria pues la administración ya dio marcha atrás a la separación de familias. Y le dice al juez que poner un límite de tiempo tan estricto podría ser contraproducente.

“Un proceso impuesto por las cortes probablemente va a demorar el procedimiento y causará confusión en lugar de acelerar la reunificación de familias”, dice la ponencia que radicó la administración ante el juez.

Una Corte Suprema aún más conservadora
La Corte Suprema de Justicia de EE. UU. podría convertirse en un cuerpo cada vez más conservador luego de que el juez Anthony Kennedy anunció que se jubilará el 31 de julio, por lo que Trump elegirá a su nominado de una lista pública de 25 magistrados, algunos de ideología ultraconservadora, cercanos a la derecha cristiana, antiaborto, y que garantizarán que el derecho a portar armas no sea tocado.

Esto haría que la corte sea predominantemente conservadora, al menos por una década. En la actualidad, hay 5 conservadores contra 4.

Kennedy, aunque formaba parte del grupo conservador, varias veces dio el voto de desempate a favor de decisiones progresistas.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

2 + 6 =