Los votos para suspender al país de esta organización aún no alcanzan la mayoría necesaria.

Por: Sergio Gómez Maseri 05 de junio 2018 , 08:02 p.m.
Si bien la presión de la OEA contra Venezuela viene creciendo y esta semana el régimen de Nicolás Maduro se llevó un fuerte golpe durante la Asamblea General del organismo, todavía no existe el consenso suficiente como para suspender al país de este ente hemisférico. Eso, al menos, fue lo que quedó claro tras los dos días de reuniones en Washington entre cancilleres y representantes de 34 países de la región.

Sin embargo, una mayoría de países miembros, entre ellos Colombia, (19 votos a favor, en contra y 11 abstenciones) sacaron adelante este martes una resolución que declara ilegítimas las elecciones del pasado 20 de mayo en Venezuela. De acuerdo con esta, los comicios no fueron transparentes ni contaron con la participación de las diversas fuerzas políticas del país.

Este hecho constituye un triunfo para el grupo de países que viene empujando desde hace meses por elevar la presión contra el gobierno de Maduro, si se tiene en cuenta que hasta hace algunos meses no contaban con los votos suficientes ni siquiera para abordar el tema de Venezuela durante las sesiones regulares del organismo.

En esa misma resolución, los países también dejaron la puerta abierta para la posible convocatoria de una Asamblea Extraordinaria de Cancilleres en la que se podría decretar la suspensión del país. Sin embargo, para poder convocar a dicha cita se requiere el consenso de 24 países (las dos terceras partes). Algo que no surgió durante la Asamblea de Washington y que tampoco se ve viable en el futuro inmediato.

Eso pesa a la enorme presión ejercida por el gobierno de Estados Unidos que lleva varias semanas insistiendo en que el paso siguiente que debe adoptar la OEA es proceder a la suspensión.

EE. UU., de hecho, logró que cuatro países caribeños -Jamaica, Barbados, Santa Lucía y Bahamas- se sumaran al grupo de 15 otros que vienen impulsando una posición más dura contra Venezuela.

Pero el resto de países caribeños fueron claros, tanto con su voto como en sus declaraciones, en que no están preparados para respaldar esa posición. Se sabe, por ejemplo, que Washington hasta les ha ofrecido respaldo financiero a cambio de su voto e incluso que amenazó con tomar represalias contra todos aquellos que sufragaran en contra.
En todo caso, los pasos dados en esta dirección fueron importantes. De acuerdo con la canciller de Colombia, María Ángela Holguín, se trata de un proceso que se inició el 3 de abril del año pasado cuando el Consejo Permanente del organismo declaró que en Venezuela había existido un quebrantamiento del orden constitucional del país, y que en la práctica activó los mecanismos contemplados en la Carta Democrática de la OEA para enfrentar ese tipo de situaciones.

En su artículo 20, la Carta establece unos pasos que deben ser tomados una vez se determina el rompimiento, entre ellos agotar primero todas las vías de diálogo y buenos oficios. Luego, en su artículo 21, la Carta determina que de fracasar todo lo anterior se convocaría a una asamblea extraordinaria para que esta decida si suspende al país.

En la resolución aprobada este martes, de hecho, se menciona precisamente que la OEA y los estados miembros han “emprendido iniciativas diplomáticas que han sido rechazadas por el gobierno venezolano”.

En otras palabras, según la canciller, lo que los países están diciendo es que ya se agotaron todos los recursos y que el paso siguiente seria la convocatoria de la Asamblea Extraordinaria.

“Así lo interpretamos nosotros. Estamos en punto del proceso en el que el camino a seguir es esa convocatoria para luego decidir si se suspende a Venezuela. El problema es que tanto para convocarla como para decidir si se da el paso de la suspensión necesitamos 24 votos y esos votos no están”, dice Holguín.

Los votos, de hecho, no estaban tampoco antes de que arrancara la Asamblea de Washington y de alguna manera reportes incorrectos de prensa elevaron la expectativa de la suspensión cuando en realidad esa posibilidad nunca estuvo sobre la mesa.

Por otra parte, el colombiano Humberto Sierra Porto fue reelecto para un nuevo período en la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

20 + = 30