La Jueza de la Suprema Corte de Justicia, Miriam Germán Brito, advirtió al Procurador General de la República que él y la directora del Pepca, Laura Guerrero Pelletier, “corren el riesgo de que sus insultos, algunos por encargos, sean vistos como una proyección de temores y falacias”.

En una carta que dirigió al jefe del Ministerio Público, la magistrada Germán Brito dijo que las expresiones de Guerrero Pelletier, a raíz de que tres de los procesados en el caso Odebrecht recusaron al juez Francisco Ortega Polanco, han sido de descalificaciones para los otros 15 jueces del alto tribunal.

Dice que ambos actuaron con soberbia y que hubiera sido más honorable que en caso de que no fuera elegido el magistrado Ortega Polanco para seguir en el caso, hacer uso de la recusación, que no es como ellos señala un mecanismo para tardar el proceso.

“Ustedes creen que todo se resuelve poniendo una implacable presión mediática, eso a la larga no funciona, además de que no es aceptable, parece como si su propósito fuera crear una pugna que nos lleve a un mal de fondo” explicó la presidenta de la Segunda Sala Penal de la SCJ.

En otro párrafo resalta: “La incontinencia verbal de quien jerárquicamente depende de usted y por tanto usted es responsable, ni siquiera reparó en que su accionar la colocaba como pasible de violación a la Ley 6132” sobre expresión y difusión del pensamiento, represó Germán Brito

Ayer se dio a conocer una comunicación enviada por la magistrada Germán Brito al presidente de la Suprema donde le reclama que, en su condición de cabeza del Poder Judicial, que se pronuncie ante “la falta de respeto y desconsideración” por parte de Guerrero Pelletier, a lo que éste respondió que ningún juez y ningún ministerio público tiene que decirle cómo debe de actuar.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

+ 80 = 90