En medio de los escándalos de pedofilia por parte de miembros de la Iglesia católica chilena, el papa Francisco ha revisado caso por caso y gradualmente ha hecho llegar a los obispos la aceptación de su renuncia, tal y como sucedió este viernes, en el que cesó a otros dos religiosos.

En un comunicado oficial, el Vaticano informó que el papa aceptó la renuncia de los religiosos Carlos Eduardo Pellegrín Barrera, obispo de Chillán desde 2006, así como de Cristián Enrique Contreras Molina, obispo de San Felipe, acusados de cometer abusos sexuales a menores.

La iglesia católica de ese país está en el ojo de la tormenta por los escándalos de pedofilia y el papa argentino decidió sanear la institución tras recibir informes detallados luego de su visita en enero a ese país.

Desde agosto pasado, la justicia chilena informó a las autoridades eclesiásticas de la apertura de una investigación contra el obispo de Chillán, de 60 años, tras una serie de acusaciones anónimas de abusos sexuales.

El obispo de San Felipe, región donde se han registrado el mayor número de denuncias, también está siendo investigado por la justicia de su país por abusos sexuales cometidos hace unos diez años.

‘De a poco limpiando’
En un tuit, Juan Carlos Cruz, una de las víctimas más emblemáticas de los abusos cometidos por el poderoso cura chileno Fernando Karadima, celebró la remoción de los dos obispos. “¡Alegría para todos en Chile! Dos menos de la banda de delincuentes (…). ¡Ahora a responder ante la justicia por abuso y encubrimiento! De a poco limpiando”, escribió.

Dos menos de la banda de delincuentes de la @episcopado_cl obispo Pellegrin de Chillán y obispo Contreras Molina de San Felipe echados y a su casa. Ahora a responder ante la justicia por abuso y encubrimiento! De a poco limpiando @iglesiachile
Ante la avalancha de denuncias de abusos cometidos en Chile por curas y obispos, el Papa decidió evaluar cada caso de manera individual, y por ello las notificaciones llegan en forma separada y gradual, explicaron fuentes religiosas. En mayo pasado los obispos chilenos, más de una treintena, presentaron su renuncia en bloque tras reunirse con Francisco, a quien víctimas y expertos piden que aplique con firmeza la “tolerancia cero” contra la pedofilia.

“Hay muchas partes oscuras que suponemos y esperamos con ansia que, al salir del cargo, la gente por fin se atreva a hablar, a denunciar lo que le parezca injusto con tranquilidad”, comentó la representante de la Red Laical de la ciudad de Chillán, Mirena Romero.

El Papa hasta ahora ha aceptado la renuncia de siete obispos chilenos, los cuales han sido sustituidos por administradores apostólicos. De las 27 jurisdicciones eclesiásticas de Chile, ocho se encuentran vacantes y a cargo de administradores apostólicos, precisó el Vaticano.

Entre los obispos que han sido cesados figuran el de Osorno (Juan Barros), Valparaíso (Gonzalo Duarte), Puerto Montt (Cristián Caro), Rancagua (Alejandro Goic) y Talca (Horacio Valenzuela).

El anuncio del Vaticano fue hecho después de que Francisco recibió este viernes en el Vaticano al arzobispo de Concepción, Fernando Chomali, considerado entre los candidatos a remplazar al controvertido cardenal Ricardo Ezzati, arzobispo de Santiago de Chile.

La justicia chilena ha abierto hasta ahora 119 causas por casos de abusos sexuales y encubrimiento en el seno de la Iglesia católica, y ha allanado varias sedes de obispados, algo poco usual en la historia de América Latina.

La Iglesia católica ha sido sacudida durante los últimos 25 años por numerosos escándalos de pedofilia en varios países, desde Estados Unidos hasta Irlanda y Australia, una verdadera espina para el pontificado de Francisco.

Elegido hace cinco años para hacer cambios en una iglesia sacudida por los escándalos, el primer papa latinoamericano de la historia ha encarado en los últimos meses duras críticas tanto internas como externas para que tome medidas concretas contra la pedofilia y sus encubridores.

Por ello convocó, para febrero del 2019, en el Vaticano, a todos los presidentes de las 112 conferencias episcopales, una cita clave. “Se espera que esa cumbre sea un verdadero punto de inflexión, radical, convincente, estructural y urgente” de encarar el fenómeno de la pedofilia en la iglesia, escribió el religioso chileno Luis Badilla para la página Religión Digital.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

6 + 3 =