En menos de 48 horas, el Congreso peruano, de mayoría fujimorista, aprobó este jueves un proyecto de ley que busca que los adultos mayores presos puedan cumplir su condena en casa y que podría evitar que el expresidente Alberto Fujimori retorne a un penal luego de la anulación de su indulto humanitario.

El indulto, que le fue concedido por el Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski en diciembre de 2017, fue anulado el pasado miércoles 3 de octubre por una sala de la Corte Suprema de Perú, que ordenó su captura para que cumpla una condena de 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos.

Al día siguiente, el octogenario pidió al ahora presidente Martín Vizcarra no devolverlo a prisión porque su “corazón no lo va a soportar”, en momentos en que permanece en una clínica por una afección cardíaca.

Su salvación podría ser este nuevo proyecto de ley, tramitado con carácter extraordinario, y que consiguió la mayoría de votos del partido opositor Fuerza Popular, liderado por la hija del expresidente, Keiko Fujimori, quien está detenida en el marco de una investigación de lavado de activos.

La iniciativa fue aprobada por 55 votos a favor, 30 en contra y dos abstenciones, y debe ser promulgada por el presidente Martín Vizcarra para que tenga efecto.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos dictaminó en junio que el indulto era incompatible con las obligaciones de Perú de investigar las masacres, por lo que exigió el regreso del autócrata a la cárcel.

Fujimori ya pagó 12 años de prisión por crímenes de lesa humanidad cometidos en su presidencia (1990 – 2000) en las matanzas de Barrios Altos (15 muertos, incluido un niño de 8 años) y de la universidad La Cantuta (10 muertos). Terminaría de purgar su pena en 2032, con 94 años.

Aunque la aprobación de la ley que daría casa por cárcel a adultos mayores enfermos parece una victoria, este mes han sido varios los reveses que han sufrido los miembros de la familia Fujimori, quienes por más de 20 años han marcado la agenda política de Perú.

Hoy parece que su lucha por sobrevivir se ha vuelto desesperada.

Su partido Fuerza Popular era hasta hace poco era el movimiento electoral más fuerte en el país, estuvo a punto de ganar la presidencia con Keiko a la cabeza, y hoy ostenta la mayoría elegida en el Congreso.

Sin embargo, en las elecciones regionales del pasado 7 de octubre, el FP sufrió un duro golpe al no clasificar en las listas de virtuales ganadores, ni en las regiones ni en los municipios.

Fujimorismo, el perdedor en las elecciones regionales de Perú
La división de los hijos de Fujimori por el poder político de su padre
Con la pérdida de poder en las regiones, llegó la revocación del indulto humanitario, y tan solo días después, se ordenó una detención preliminar contra su hija Keiko, heredera del legado de su padre.

Ambas decisiones pusieron patas arriba la ya convulsionada política peruana. Esta acaba de vivir un pulso entre el presidente Martín Vizcarra y el Congreso por la aprobación de cuatro reformas constitucionales para luchar contra la corrupción y reformar la justicia.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

30 + = 36