Ni reelección ni modificación
Negociación, solo negociación.
Porque:… “Solo es libre aquel que
Puede elegir como vivir”

Los elegidos, nunca pueden
Ser más estúpidos que sus
Electores.
Bertrand Russel.

Por: Rafael R. Ramírez Ferreira
El Presidente no va para ningún lado; no habrá modificación alguna de la Constitución; no aspirará a nada, porque todo lo que está llevando a cabo, son maniobras estratégicas para negociar. Sí, negociar por él y por todos, principalmente por aquellos que podrían irse por el despeñadero y fácilmente llevárselo de encuentro. Eso, sólo eso, negociaciones, poder establecer anclas inamovibles en el muelle, porque se puede formar tremendo ciclón, ya que existen todas las condiciones propicias para que así sea pero, que le pase por el lado sin siquiera mojarle un dedo. Negociar antes de la tormenta, antes del averno que podría quemarle hasta las entrañas, incluyendo hasta por la que se hicieron las negociaciones pasadas… ¿…?
Sí, negociar por él y por ellos, con excepción de la Primera Dama, la cual brilla como un lucero en medio de tantas indelicadas oscuridades pero, por todos los demás, hay que negociar y todos los recursos existen para hacerlo. Jueces para ti, Jueces para mí, fiscales para ti y fiscales para mí. ¡Oh democracia insana que conoces otras tantas negociaciones oscuras que se realizaron para que ella pudiera subirse al tren y servir de cierta manera, como contrapeso, ante el avasallante y corrupto poder!
En tanto esto sucede, las bocinas y aquellos íntimos, por los cuales se lleva a cabo esta estrategia de desinformación y creación de situaciones supuestamente peligrosas para la democracia dominicana, participan activamente en el movimiento con el fin de crear más caos, confusión y propósito final de la gastadera y cogedera de préstamos, tanto en dólares como en pesos.

Jugaron durante años con los precios de los combustibles de una manera más que abusiva, desvergonzada, sin que hicieran caso alguno a los reclamos pero, lo mucho hasta Dios lo ve, dice un refrán. Comenzaron las protestas con rasgos que escaparon hasta a los llamados “sindicalistas” o “empresarios” millonarios del transporte y, de inmediato, se dieron cuenta que la situación se estaba saliendo de control y si se perdía el que quedaba, iba a ser más fácil recoger la copa hecha añicos y dejarla como nueva, que volver a controlar la situación política-social en este paisaje de país. Por eso han bajado los precios de los combustibles pero, no se equivoquen, porque no hacen nada al azar y la obtención del dinero para solventar estas negociaciones y presupuestos abultados y llenos de derroches, lo tienen que buscar de alguna parte y de algún modo inteligente y creativo.
Y qué mejor que comenzar a vender parte de los bienes del Estado, dinero contante y sonante sin que explote la desgraciada deuda con la cual nos han esclavizado, con todo y que nos digan o pretendan hacernos creer, de que en realidad, somos libres. J..er
Lo que no dicen ni quieren admitir, es que su falta de dinero se resuelve con pocos decretos que eliminen las duplicaciones en los organismos del Estado, incluyendo a las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y por supuesto, reducir a un tercio la nómina clientelista de la Cancillería, entregada como trofeo al empresario y propietario de lo que un día fue un gran partido. Así de simple y recortando los cientos de millones que se gastan en publicitar al gobierno y sus funcionarios, de seguro que les sobrará hasta para las “cajitas” de navidad.
“Reducir las necesidades de financiamiento del Gobierno”, ha sido la frase utilizada para justificar la “venta de acciones de empresas públicas” y el “levantamiento” de la prohibición de nuevas bancas de apuestas, acciones estas que demuestran la indolencia y menosprecio hacia las clases más necesitadas, que ven en los juegos de azar promocionados por el gobierno, la única salida a sus penurias, porque si es contando con el celo de los “Honorables” sobre el dispendio de las riquezas del Estado por parte del gobierno, todos moriríamos ahítos de pesares. ¡Sí señor!

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

81 + = 86