El gobierno de Estados Unidos entró este sábado en un parálisis parcial (o’shutdown’) por un desacuerdo entre el Congreso y la Casa Blanca sobre el financiamiento del muro en la frontera con México.

A partir de este fin de semana, algunas agencias del gobierno federal deberán cerrar y cientos de miles de empleados se verán obligados a estar en licencia sin sueldo. Y, quienes deban trabajar, tendrán que hacerlo sin paga.

La situación podría haberse evitado si ambas partes, presidencia y Congreso, hubieran llegado a un acuerdo con el tema del muro que necesita 5.000 millones de dólares para levantarse y en el presupuesto para apoyar el control fronterizo.

El bloqueo cubre 25% de los organismos federales, lo que podría afectar hasta 800.000 empleados.

El otro 75% del gobierno, incluyendo las fuerzas armadas y departamento de Salud, están totalmente financiadas y seguirán operando de manera normal.

Aunque no parezca una cantidad significativa de organismo afectados, el hecho sí desató caos e incertidumbre en el país.

Entre los afectados están la mayoría de los empleados de la NASA, quienes deberán permanecer en sus casas como así también quienes trabajan en el Departamento de Comercio y muchos de los funcionarios del Departamento de Seguridad Interior (DHS).

¿Cuál es el lío entre Trump y el Congreso?

El presidente Donald Trump ha convertido la lucha contra la inmigración ilegal en su caballo de batalla y la construcción del muro en la frontera con México sería un trofeo. 

Trump defiende las ventajas de levantar un muro, cuyo costo estimado es de unos 5.000 millones de dólares.

La búsqueda de fondos se ha adelantado mientras una caravana de migrantes hondureños atravesó el continente centroamericano y ya toca las puertas en la frontera.

Este jueves, Trump advirtió que no iba a promulgar un proyecto de acuerdo a corto plazo que permitía extender el financiamiento del gobierno hasta el 8 de febrero, porque exigía tener suficientes fondos para el control de las fronteras.

La oposición demócrata se negó a la idea.

“El presidente Trump quería un cierre del gobierno y ahora lo tiene. Después de rechazar una oferta bipartidista de 1.600 millones para la seguridad fronteriza que fue aprobada por el Comité de Asignaciones del Senado, el presidente prefiere mantener al gobierno federal de los Estados Unidos como rehén”, dijo en un comunicado el senador Bob Menéndez.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

+ 48 = 58