Jiménez Bichara destaca que esa meta se ha logrado gracias a las inversiones públicas y privadas hechas para diversificar la matriz de generación y reducir los costos.

SANTO DOMINGO. El vicepresidente ejecutivo de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), Rubén Jiménez Bichara, informó este miércoles que, gracias a una estrategia de inversión pública y facilidades al sector privado, el sistema eléctrico nacional habrá recibido la inyección de 2,050 megavatios nuevos durante los dos períodos de gobierno del presidente Danilo Medina.

El funcionario informó que desde el 2012 a la fecha han entrado al sistema eléctrico nacional interconectado 950.5 megavatios nuevos, de los cuales alrededor del 50% es energía renovable y no dependiente del petróleo.

Destacó los aportes de los proyectos energéticos Los Cocos II de 42.8 megavatios, Larimar I y II (97.8), San Pedro Bioenergy (30), Monte Plata Solar (30), Montecristi Solar (58), Hidroeléctrica Palomino (80), Ciclo Combinado Los Mina VII (114), Ampliación Barahona Carbón (6.2), Los Orígenes (60) y Quisqueya I y II (430).

“Esos proyectos son en su mayoría de inversión privada, gracias a las facilidades que ha dado el Estado para que se realicen en tiempo oportuno”, expresó Jiménez Bichara, al dictar la conferencia “Generación Energética: Retos de cara al desarrollo presente y futuro de RD”, dentro de las actividades de la semana aniversaria del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia).

El titular de la CDEEE agregó que a los 950.5 megavatios ya inaugurados se sumarán los aportes de 228.3 megavatios de proyectos de energía eólica, 105 megavatios de generación solar y 12.7 del proyecto de expansión de una pequeña hidroeléctrica de Hatillo.

“Con la inclusión este año de los 752 megavatios brutos de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, sumados a los aportes ya mencionados, estaremos completando un aporte de 2,050 megavatios durante un período de ocho años”, dijo el vicepresidente ejecutivo de la CDEEE.

Agregó que ese ritmo de inversión público y privada para la adición al sistema de generación no dependiente del petróleo es un hito sin precedentes en la historia energética del país, más si se toma en cuenta que este aporte mencionado equivale al consumo promedio actual del país.

Jiménez Bichara señaló que además de esos proyectos de nueva generación con inversión privada y estatal, se están creando las condiciones para que diversas plantas que operan alrededor de 940 megavatios con fuel oil como combustible puedan iniciar su conversión para producir con gas natural, lo cual abarataría considerablemente los costos de generación.

“En esas condiciones, estamos seguros que para los próximos dos años los altos costos de la generación serán cosa del pasado, pues la dependencia del petróleo como combustible para la producción eléctrica habrá bajado de un 50% actual a no más de un 20%”, acotó Jiménez Bichara.

EFICIENCIA EN DISTRIBUCIÓN

Durante su exposición ante los profesionales de la ingeniería miembros del Codia, el vicepresidente ejecutivo de la CDEEE señaló que los grandes avances en materia de generación sólo surtirán efectos positivos para la solución de la crisis eléctrica si también se realizan las inversiones necesarias en la rehabilitación de redes de distribución y regularización de clientes.

Destacó las inversiones que realizan las empresas de distribución Edenorte, Edesur y EdeEste en rehabilitación de redes con financiamientos gestionados por la CDEEE a través de organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial, el Banco Europeo de Inversiones y el Fondo OPEP para el Desarrollo.

“Con estos financiamientos, que en total suman 368 millones de dólares, más los aportes directos con recursos del Estado, las distribuidoras eléctricas han podido reducir sus pérdidas de un 35% en 2012 a un 28.5% al cierre de 2018”, manifestó el titular de la CDEEE.

Agregó que ahora se requiere de mayores esfuerzos, pues no basta con bajar las pérdidas en una mayor proporción, es decir, que en lugar de un punto porcentual por año se puedan reducir a razón de tres puntos porcentuales cada año.

Jiménez Bichara reconoció que para resolver definitivamente el problema eléctrico nacional queda todavía mucho trabajo por delante, pero destacó que los logros alcanzados de 2012 a la fecha no tienen precedentes y sientan las bases para hacer realidad la meta de ofrecer un servicio de energía eléctrica suficiente, estable y a precio razonable.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

+ 41 = 46