Los camiones con ayudas humanitarias de Estados Unidos destinadas a Venezuela llegaron este jueves a la ciudad fronteriza de Cúcuta, constataron agencias de noticias en la zona.

Al menos siete vehículos cargados de ayudas entraron a las 2:00 p. m. al centro de acopio dispuesto por las autoridades colombianas y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en el puente internacional Tienditas, que fue bloqueado desde el martes por el gobierno venezolano con dos contenedores y un camión cisterna.

La caravana, que partió la víspera desde la ciudad de Bucaramanga, fue recibida con júbilo por un puñado de venezolanos agolpados en Tienditas, por donde se presume la oposición de Venezuela pretende hacer el cruce.

“Ayuda humanitaria ya”, se leía en letras negras en carteles amarillos alzados por los ciudadanos de esa nación. Los insumos fueron recibidos por la estatal Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) de Colombia, que indicó en un comunicado que simplemente la recogerá y acopiará en un centro en la zona.

“De acuerdo con el cronograma establecido, en esta primera etapa del proceso, las ayudas serán organizadas dentro del espacio dispuesto en el centro de acopio, con el objetivo de realizar el proceso de custodia y resguardo, cumpliendo con el compromiso del Gobierno colombiano en esta operación humanitaria”, agregó.

En “próximas días” llegarán más cargamentos, a los que se sumarán otros que arribarán a Brasil y a una isla caribeña por definir, agregó la entidad. Sin fecha de salida hacia Venezuela, la forma en la que cruzarán al país petrolero es un misterio, pues el gobierno de Nicolás Maduro, desconocido por Estados Unidos, la Unión Europea y varios países latinoamericanos, ha anunciado que no permitirá su entrada.

Por ello el líder opositor Guaidó, reconocido como mandatario encargado por unos cuarenta países, ha solicitado a los militares que permitan el ingreso de alimentos no perecederos y medicinas, en lo que expertos consideran una jugada política para medir la unidad de mando de las fuerzas armadas, bastión de Maduro.

El gobierno chavista se niega a recibir la asistencia, por estimar que el país no vive una crisis humanitaria y además apuntar a que el ingreso de las ayudas sería el primer paso de una intervención militar que Washington no descarta.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

5 + 5 =