Facebook vuelve a estar en el ojo del huracán por sus negocios nada claros sobre la gestión de datos. Fiscales federales de los Estados Unidos han abierto una investigación criminal relacionada con los acuerdos sobre datos que el gigante de las redes sociales estableció con algunas de las compañías de tecnología más grandes del mundo.

Esta supone otra vuelta de tuerca en el escrutinio al que se está viendo sometida la compañía de Mark Zuckerberg tras un año marcado por escándalos por la gestión de la privacidad de sus usuarios.

Un gran jurado en Nueva York ha citado los registros de al menos dos importantes fabricantes de teléfonos inteligentes y otros dispositivos, que se habían asociado con Facebook para obtener acceso a la información personal de cientos de millones de usuarios de la red social.

Al parecer había acuerdos con más de 150 compañías, entre las cuales se incluye Amazon, Apple, Microsoft y Sony, que ahora han cortado estos negocios sobre los datos. Los acuerdos previos, sobre los que informó el New York Times, permitían a estas compañías tener acceso a datos de usuarios y también de sus amigos en Facebook, como su información de contactos. Según el Times, Facebook ha eliminado la mayoría de estas asociaciones en los últimos dos años.

”Estamos cooperando con los investigadores y nos tomamos estas investigaciones en serio”, ha afirmado un portavoz de Facebook en un comunicado. “Hemos testificado en público, hemos respondido las preguntas y prometemos que seguiremos haciéndolo”, añade.

Se desconoce la fecha exacta del inicio de esta investigación del gran jurado, que está siendo supervisada por los fiscales de la oficina del fiscal de Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York. Tampoco se conocen detalles sobre cómo se está enfocando la investigación.

Facebook ya estaba bajo el escrutinio de la Comisión Federal de Comercio y la Comisión de Bolsa y Valores. Y la unidad de fraude de valores del Departamento de Justicia comenzó a investigar la compañía tras el escándalo de Cambridge Analytica, la consultora que obtuvo de forma fraudulenta datos de 87 millones de usuarios de Facebook para utilizarlos para crear herramientas que ayudaron en la campaña electoral del presidente Trump.

La investigación de Cambridge, aún activa, está siendo dirigida por fiscales del Distrito Norte de California. Un exempleado de Cambridge ha explicado al Times que los investigadores lo interrogaron a finales de febrero. Según este y otros tres testigos en el caso, Facebook alega que habría sido engañada por Cambridge.

Facebook todavía está siendo investigada por el escándalo de Cambridge Analytica

Públicamente, ejecutivos de Facebook han explicado que Cambridge les había asegurado que solo estaba recopilando datos con fines académicos. Sin embargo, había una letra pequeña en el acuerdo según la que se podían usar comercialmente esos datos.

Las revelaciones sobre Cambridge llevaron a Facebook a la peor crisis de su historia. A todo ello se sumaron después las noticias que aseguraban que Facebook había dado a sus socios comerciales, incluidos fabricantes de teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos, acceso a la información personal de los usuarios, permitiendo a algunas empresas incluso anular las configuraciones de privacidad de los usuarios.

Por ejemplo, los acuerdos de intercambio permitieron al motor de búsqueda Bing de Microsoft localizar a los amigos de prácticamente todos los usuarios de Facebook sin su consentimiento. Amazon, por su parte, pudo obtener los nombres de los usuarios y la información de contacto a través de sus amigos.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

59 + = 66