John M. Capparelli, uno de los sacerdotes recientemente señalados por abusos sexuales en Nueva Jersey, fue hallado muerto con una herida de bala en su casa en Nevada, donde vivía retirado.

En febrero su nombre apareció en la lista de 188 sacerdotes de Nueva Jersey acusados de abuso sexual.

Capparelli, de 70 años, fue encontrado con un disparo mortal en la cocina de su casa el sábado en Henderson, dijo la oficina del forense del condado Clark.

El sacerdote católico romano murió en “circunstancias sospechosas” y su muerte está siendo investigada como un homicidio, dijo la policía de local.

“El mundo es un lugar más seguro sin él”, dijo luego de enterarse de su muerte Richard Fitter, un hombre que acusó a Capparelli de abuso, al diario The Star-Ledge de Newark. “Lo que condujo a su muerte, es una cierta cantidad de karma”.

Una portavoz de la policía dijo que aún no se sabe si la muerte de Capparelli está relacionada con las acusaciones de abuso sexual en su contra porque “el caso aún es una investigación abierta”.

Capparelli fue acusado de perseguir y brutalizar adolescentes en las décadas de 1970 y 1980. Fue expulsado en 1992.

También dirigió un sitio en Internet sobre jóvenes luchando en trajes de baño, según The Star-Ledge.

Más tarde trabajó como profesor de matemáticas en las escuelas públicas de Newark hasta que su licencia fue revocada en 2013, después de que las acusaciones en su contra se hicieran públicas.

Capparelli compró su casa en Nevada en agosto de 2016 y en ese estado trabajó como tutor de matemáticas para estudiantes de secundaria y universitarios.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

2 + 2 =