Por: Juanita Samper Ospina
Las elecciones generales que se celebraron este domingo en España produjeron resultados que reforzaron al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y castigaron al Partido Popular (PP) de derecha. Mientras el primero obtuvo 123 escaños, el segundo apenas alcanzó los 66. ¿Por qué sucedió esto?

El líder socialista y actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tendrá que elegir entre una compleja alianza con sus socios de izquierda Podemos o unir fuerzas y limar diferencias con Ciudadanos, de centroderecha.

Los socialistas lograron 123 escaños en el Congreso de los Diputados en las elecciones del domingo, frente a los 84 que tenían en la Cámara saliente, tras superar el desafío de una derecha fragmentada por el auge del partido ultraderechista Vox.

La victoria de los socialistas (PSOE)
1. Reformas sociales
El presidente del gobierno y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, puso en marcha en tan solo diez meses de gestión un conjunto de medidas sociales, que le permitieron recuperar el voto socialista perdido en el pasado: un plan por el trabajo digno, otro para el empleo juvenil y la subida del salario mínimo, son algunas de ellas.

2. Luchas internas en Unidas Podemos
La crisis interna dentro del partido de extrema izquierda Unidas Podemos, como consecuencia de los enfrentamientos entre sus líderes, derivó un número importante de votos hacia el partido de Sánchez.

3. Menor tensión en Cataluña
La voluntad de diálogo del PSOE con los separatistas catalanes y el haber suspendido la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que permitía al gobierno central intervenir en los asuntos de la comunidad autónoma, mermaron la crispación regional.

4. El no al independentismo
La reiterada posición de Sánchez de no apoyar el secesionismo en Cataluña le significó un clima de confianza dentro del voto socialista, mayoritariamente contrario a la separación de esa región española.

5. El freno a la derecha
El PSOE movilizó votos socialistas, perdidos en las elecciones de 2016, al promover el temor de que España cayera en la extrema derecha, como sucedió en Andalucía tras las elecciones regionales de diciembre de 2018.
La debacle de la derecha (PP)
6. La derechización del partido
Con el objetivo de evitar una desbandada de electores hacia la extrema derecha de Vox, el PP se mostró claramente de derecha y alejó al electorado moderado.

7. La irrupción de Vox
La aparición del partido Vox en el escenario nacional atrajo el desencanto del PP hacia el candidato Pablo Casado y hacia la sombra del expresidente José María Aznar, su mayor apoyo en la candidatura. La decepción se tradujo en un voto castigo contra el PP, sin un contundente liderazgo y con un pasado de corrupción entre sus dirigentes.

8. La rivalidad de Ciudadanos
. La estrategia del partido Ciudadanos de mostrar una imagen liberal y de centro dio como resultado el trasvase de votos moderados provenientes del PP.

9. El fracaso en Cataluña
La incapacidad del PP en Cataluña para contener la fuerza independentista y la polémica gestión de este asunto repicó a nivel nacional y le arrebató votos indecisos que se fueron hacia el PSOE, mucho más moderado y efectivo frente al problema secesionista.

10. La figura de Sánchez
Pese a los intentos de derribo de Casado contra Sánchez, el presidente dio pruebas de consistencia en la gestión de los asuntos del Estado, de experiencia política y de conocimiento del pueblo español. Casado no logró transmitir capacidad de liderazgo y su estrategia beligerante en la campaña no le dio resultado.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

+ 22 = 23