El presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Julio César Castaños Guzmán, consideró que con el tema del arrastre serán las jurisdicciones apoderadas las que tendrán la última palabra.

Dijo respetar las opiniones disidentes y que en un estado de derecho son los tribunales los que deberán hablar.

Aseguró que la Junta hizo lo que la Ley 33-18 de Partidos Políticos le permitió hacer.

“No es un concurso de popularidad, es una dinámica de un proceso donde confluyen dos leyes nuevas”, aseveró.

Castaños Guzmán manifestó que la JCE asumió la decisión sobre una contradicción que tiene la propia ley de Partidos.

Detalló que por un lado la legislación establece cuatro niveles de elección y por el otro el párrafo cuatro del artículo 104 manda a sumar al senador los votos de la provincia.

“La Junta no hizo esa ley sino que fue dada y en momentos determinado la interpretó”, refirió tras participar como orador de un desayuno realizado por la Fundación Vida Sin Violencia.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

49 + = 51