Pese a que la Constitución boliviana establecía que una persona no puede gobernar por más de dos periodos consecutivos y que Morales perdió un referendo en 2016 en el que intentó anular esa limitación, el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) de ese país emitió un controversial fallo a favor de la cuarta reelección del mandatario.
El fallo se produjo debido a que el partido de Evo Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), presentó un recurso abstracto de inconstitucionalidad contra la limitante constitucional a los mandatos consecutivos.
El fallo, además, declaró “inconstitucionales” a los artículos de las ley electoral boliviana que limitaban la cantidad de periodos continuos que puede tener cualquier autoridad boliviana elegida por voto popular, establecido en dos.
Evo Morales lleva tres mandatos al frente de Bolivia. El primero bajo el antiguo régimen constitucional que estuvo vigente en ese país hasta 2009 y los siguientes dos con la Constitución que su gobierno promovió y promulgó.
Precisamente alegando ese cambio de Constitución, Morales logró que su primer periodo no fuera contabilizado a la hora de buscar la reelección para su tercer mandato en 2014.
Los asambleístas argumentaron que los “derechos políticos” reconocidos por Bolivia en la Convención Americana sobre Derechos Humanos debían priorizarse por encima de los límites a los mandatos consecutivos establecidos en la Constitución.
La Convención Americana sobre Derechos Humanos es un tratado internacional también conocido como el Pacto de San José, firmado en esa ciudad costarricense en 1969.
Bajo esa argumentación fue que el Tribunal Constitucional tomó una decisión que no solo favorecerá a Morales, sino a todas las autoridades que deseen buscar la reelección en las urnas y declaró inconstitucionales cinco artículos de la ley electoral boliviana.
Evo está al frente de Bolivia desde el 22 de enero de 2006. Ganó tres comicios presidenciales. Todos ellos con más del 50% de los votos.
El 21 de febrero de 2016 perdió un referendo que podía habilitarlo a buscar la reelección.
En aquella oportunidad, por escaso margen, la mayoría de los bolivianos votaron por el “No” a las intenciones de Morales.
Antes del referendo, el mandatario había asegurado que si perdía en las urnas no insistiría en buscar la reelección.
Si Morales logra ser reelecto en 2019 se mantendrá en el poder al menos hasta 2025 y cumplirá 19 años como presidente.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

+ 59 = 61