Visiblemente emocionada y con la voz quebrada, la primera ministra británica Theresa May anunció el viernes que dejará el cargo dentro de dos semanas, reconociendo, tras meses de caos, su incapacidad para hacer aceptar el acuerdo de Brexit que negoció con Bruselas.

“Lo intenté tres veces” pero “no fui capaz” de lograr que el Parlamento aprobase el texto, afirmó en una declaración ante las cámaras de televisión frente a la famosa puerta negra del número 10 de Downing Street, su residencia oficial en Londres.

“Creo que era correcto perseverar incluso cuando las posibilidades de fracasar parecían altas, pero ahora me parece claro que el interés del país es mejor que un nuevo primer ministro lidere ese esfuerzo”, agregó, proclamando su amor por el Reino Unido con la voz quebrada y al borde de las lágrimas.Por eso “dimitiré como líder del Partido Conservador el viernes 7 de junio”, anunció.

May seguirá así en el cargo para recibir al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que realizará una visita de Estado a Reino Unido del 3 al 5 de junio.

La semana siguiente comenzará el proceso para designar a su sucesor, una carrera a la que se espera se presenten numerosos candidatos aunque de momento el único que anunció oficialmente sus ambiciones es el controvertido exministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson.

May hizo este anuncio un día después de que, tras el aplazamiento del Brexit -inicialmente previsto para el pasado 29 de marzo- Reino Unido se viese obligado a participar en las elecciones europeas casi tres años después del referéndum de junio de 2016 en el que el 52 % de los británicos votó a favor de abandonar el bloque.

El sucesor de May
El sucesor de la primera ministra británica Theresa May será nombrado antes de que comience el receso estival en el Parlamento, previsto para el 20 de julio, anunció el viernes el Partido Conservador tras el anuncio de la dimisión de su líder.

Los candidatos finalistas se determinarán a finales de junio, para que los miembros del partido puedan “reunirse con ellos y cuestionarlos y emitir sus votos a tiempo para que el resultado se anuncie antes de que la sesión parlamentaria se levante en el verano”, informó la formación en un comunicado.

¿Qué sigue?
La jefa de gobierno conservadora, que llegó al poder en julio de 2016 a raíz de la renuncia de su predecesor David Cameron tras el sorprendente resultado del referéndum, quería a toda costa llevar a cabo la misión de sacar a su país de la Unión Europea, pero desde hacía meses estaba cada vez más debilitada.

Tras año y medio de arduas negociaciones con la UE, el 25 de noviembre había logrado firmar con sus 27 socios europeos un Tratado de Retirada que en 585 páginas recoge las condiciones de la salida británica, desde la factura de 39.000 millones de libras que tendrá que pagar Reino Unido hasta los derechos de los expatriados.

Pero este acuerdo decepcionó tanto a los proeuropeos como a los euroescépticos: para los primeros aleja demasiado a Reino Unido de la UE, para los segundos lo mantiene demasiado cerca.

La Cámara de los Comunes rechazó el texto en tres ocasiones entre enero y marzo. En la primera de ellas, May tuvo que soportar la peor derrota jamás sufrida por un gobierno británico en el Parlamento: 432 diputados votaron en contra y solo 202 a favor.

Sin embargo, fiel a su reputación de perseverante, la líder conservadora había anunciado a principios de esta semana un cuarto intento desesperado de lograr la aceptación parlamentaria de un acuerdo, incluyendo reivindicaciones de la oposición laborista.

No obstante, estas no bastaron para convencer a la izquierda política y enfurecieron aún más a unos rebeldes euroescépticos conservadores que decidieron no esperar más para exigir su dimisión inmediata.

“Necesitamos un nuevo primer ministro, un nuevo gobierno y un nuevo enfoque del Brexit”, había tuiteado uno de ellos, David Evennett.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

12 + = 19