Al destacar dos puntos clave a impulsar, el presidente Donald Trump indicó que su reforma migratoria prioriza a los trabajadores estadonidenses, además de enfocarse en extranjeros altamente calificados y que sepan inglés.

“Estamos proponiendo un plan de inmigración que ponga en primer lugar los empleos, los salarios y la seguridad de los trabajadores estadounidenses”, destacó el mandatario en un mensaje de casi 30 minutos en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca. “Nuestra propuesta es pro-estadounidense, pro-inmigrante y pro-trabajador”.

Agregó que el proyecto a enviar al Congreso se enfoca en dos objetivos: 1) detener la inmigración de indocumentados y asegurar la frontera, y 2) mejorar el sistema migratorio.

“Nuestro plan logra dos objetivos críticos: Primero, detiene la inmigración ilegal y protege completamente la frontera y, segundo, establece un nuevo sistema de inmigración legal que protege los salarios de estadounidenses, promueve los valores estadounidenses y atrae a los mejores y más brillantes (extranjeros) de todo el mundo”, afirmó. “La propuesta comienza con el paquete de seguridad fronteriza más completo y efectivo que se haya hecho en nuestro país o cualquier otro país”.

Aseguró que su nueva estrategia no solo transformaría el sistema, sino que sería “la envidia del mundo moderno”.

“Nuestra propuesta se basa en la rica historia de inmigración de nuestra nación, al tiempo que fortalece los lazos de ciudadanía que nos unen como una familia”, afirmó.

El mandatario republicano criticó a los demócratas, ya que dijo que buscan tener “fronteras abiertas”, además de mantener “bajos ingresos” para los trabajadores”, y “caos ilícito”.

Afirmó que el actual sistema para otorgar la Residencia Permanente, la llamada “green card”, está “roto” y que se enfocará a evaluar a los extranjeros de acuerdo a su capacitación, incluso puso de ejemplo los sistemas migratorios de Canadá y Australia, donde –dijo– se prioriza a los profesionales altamente cualificados.

Esta vez no se refirió a la reunión familiar como “inmigración en cadena”, un término que utilizó el año pasado para criticar aquellos inmigrantes que patrocinan a sus padres y hermanos, pero mantuvo el mensaje, ya que su plan colocará en primera línea a los esposos e hijos de los nacidos y naturalizados estadounidenses y Residentes Permanentes. “Están al frente de la línea, como debe ser”, expresó.

Aunque no los mencionó, trascendió que su yerno y asesor Jared Kushner –sentado en primera fila– y el asesor Stephen Miller –conocido por sus posturas contra inmigrantes– y el asesor económico Kevin Hasset.

La nueva “Visa Build America”
El presidente Trump dijo que no se reducirá necesariamente el número de “green cards” que se otorgan anualmente, pero la evaluación de una petición será distinta, enfocada a las nuevas prioridades, bajo una nueva “Visa Build America” (“Visa Construye América”), la cual otorgará puntos a los inmigrantes para poder obtener mejores beneficios.

“Obtendrá más puntos por ser un trabajador más joven, lo que significa que contribuirá más a nuestra red de seguridad social”, adelantó. “Obtendrá más puntos por tener una habilidad valiosa y una oferta de empleo y educación avanzada o un plan para crear empleos”.

Aquellos trabajadores con salarios más altos serán beneficiados, a fin de proteger la mano de obra estadounidense.

“Para proteger los beneficios de los ciudadanos estadounidenses, los inmigrantes deben ser financieramente autosuficientes”, precisó. “Finalmente, para promover la integración, la asimilación y la unidad nacional, a los futuros inmigrantes se les requerirá aprender inglés y pasar un examen de educación cívica antes de la admisión”.

Sistema de asilo “roto”
Tal como lo ha mencionado en otras ocasiones, el presidente Trump criticó el sistema de asilo, el cual indicó que está “roto” y permite “frívolos”, afectando aquellos que son reales.

“Los legítimos solicitantes de asilo están siendo reemplazados por aquellos que presentan demandas frívolas, que son solicitudes superficiales para ingresar a nuestro país”, indicó. “Si (un extranjero) tiene un reclamo válido, será admitido rápidamente. Si no, será devuelto a su hogar de inmediato”.

El presidente elogió al senador republicano Lindsey Graham (S.C.), quien este miércoles presentó un proyecto de ley que busca poner fin a las solicitudes de asilo de Centroamérica en la frontera con México y devolverá a los menores no acompañados a sus países de origen, al afirmar que hay un incremento en contrabando de personas.

“Esta es una pesadilla para los contrabandistas”, dijo Graham. “Esta es una bendición para detener el desastre humanitario”.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

3 + 2 =