El gobierno de Donald Trump reconoció la muerte de otro menor inmigrante bajo custodia federal, elevando a seis los fallecimientos de niños migrantes en el úlitmo año.

La niña migrante de 10 años, originaria de El Salvador murió bajo la custodia de las autoridades de inmigración luego que de entrara al país en marzo del año pasado.

La muerte de la menor ocurrió el 29 de septiembre del año pasado pero no se había informado al público por parte del gobierno.
Mark Weber, portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos dijo a CBS News que la niña tenía antecedentes de defectos cardíacos congénitos.

Weber dijo que cuando la menor ingresó al cuidado de una instalación de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) en San Antonio, Texas, el 4 de marzo de 2018, estaba en un estado “médicamente frágil”.

“Después de un procedimiento quirúrgico, las complicaciones dejaron al niño en estado de coma. Fue trasladada a un centro de enfermería en Phoenix, Arizona, para recibir cuidados paliativos en mayo después de ser dada de alta en un hospital de San Antonio”, dijo Weber.

Finalmente el 29 de septiembre, la niña fue trasladada al Hospital de Niños de Omaha, donde falleció debido a fiebre y dificultad respiratoria.

ORR no dio a conocer detalles adicionales sobre la niña, cuya muerte fue la primera de un niño migrante en custodia federal desde 2010, según los funcionarios de ORR y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Con la muerte de la menor salvadoreña se eleva a seis el numero de niños migrantes muertos en custodia del gobierno, los otros cinco casos involucraron a niños migrantes provenientes de Guatemala.

Este lunes, un niño migrantes de 16 años murió en una estación de la Patrulla Fronteriza en Weslaco, Texas. Un oficial de la Patrulla Fronteriza dijo que el niño, Carlos Hernández Vásquez, fue llevado allí el día anterior, luego de que le dijo al personal del centro de procesamiento de inmigrantes de McAllen, Texas, que se sentía enfermo.

El 30 de abril, otro menor migrante de 16 años de edad, Juan de León Gutiérrez , fue enviado a Southwest Key Casa Padre, una instalación de Brownsville, Texas. Murió nueve días después en el hospital.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

38 + = 43