Aunque siempre aconsejaremos adoptar perros antes de comprar, lo cierto es que hay razas que son muy codiciadas a nivel internacional por haber muy pocos ejemplares fuera de las fronteras de donde han sido criados de forma habitual.
Akita Inu


Pese a la gran belleza y apariencia noble de este perro, se trata de una raza que algunos países han incluído en su listado de animales peligrosos por su comportamiento agresivo y temperamento difícil de educar. España es uno de esos países, junto a México y Argentina. Se trata de una raza de perro de origen japonés que fue cruzado para la defensa del territorio y que en familia se suele desenvolver muy bien, siendo fiel y leal a todos los miembros familiares conocidos. Ahora bien, cuando el Akita inu ve a un extraño y cree que este puede ser peligroso, puede resultar letal. El precio de un cachorro puede oscilar entre los 500 a 1.000 €, aunque dependiendo del criadero y el pedigrí del animal la cifra puede ser superior.

Chow Chow

Esta raza de perro empieza a verse con más asiduidad por nuestras calles, pero sigue siendo un tipo de perro muy limitado que, además, figura en todos los rankings como una de las razas más caras. De hecho, según su procedencia y pedigrí puede llegar a costar hasta 5.000 euros, 250 mil pesos en la RD. Se trata de un perro original de China, donde recibe el nombre de “perro león” por su pelaje, en especial por la corona que rodea su cabeza. Es una raza que ha sido cruzada para labores de caza y como defensor. Sin embargo, por su tamaño mediano y su temperamento leal, también es muy afín a la vida doméstica. Se trata de un perro con una apariencia sofisticada, tranquila y muy dulce que, además, guarda un secreto en su lengua: es de color azul.

Crestado Chino sin pelo

Tal vez cuesta de creer, pero este perro tan peculiar está valorado en casi 5.000 euros según los rankings de precios en función de la disponibilidad de las razas. Se trata de un perro de origen chino que tiene un tamaño muy pequeño, apenas 20 centímetros de largo, y que tiene una apariencia original, lo que hace que sea muy solicitado. Su corte de pelo no es artificial, sino que mantiene su pelaje en la cabeza, zona inferior de las patas y la cola; en cambio, en la zona del tronco, lomo y origen de sus patas no tiene pelo.

Mastín Tibetano

Cuando más original es la apariencia del perro y menos popular sea, más fácil es que su precio se dispare. Este es el caso del mastín tibetano, que es un perro que ha llegado a costar hasta 8.000 euros por cachorro. Se trata de un perro guardián, pese a su apariencia calmada y amigable, y no hay que dejarse engañar por su enorme pelo que cubre en demasía el lomo y la cabeza. Es un perro fuerte, fiero y leal, pero como todos los mastines es cuidador de su entorno y amante de su familia.

Perro lobo checoslovaco


Lo que hace caro a este perro es que no es muy común, y que fue una raza cruzada para conseguir un temperamento muy favorable a la vida doméstica, pero a la vez aguerrido e inteligente. Este perro ha sido utilizado como perro policía, defensor de territorio y para la búsqueda de desaparecidos en catástrofes sísmicas. Para dar con esta raza se estima que se cruzaron más de 50 pastores alemanes seleccionados y otros tantos perros lobo de los Cárpatos.

Pharaoh Hound

Este perro se estima que puede llegar a valorarse en 6.000 euros porque no existen muchas camadas disponibles y porque, además, tiene un estilo físico que recuerda claramente a los perros retratados en los jeroglíficos egipcios. De hecho, la traducción castellana de su nombre es “perro del Faraón”. Sin embargo, esta raza no es egipcia, sino que procede de Malta, y se trata de un podenco muy popular por la poca grasa corporal que atesora bajo su piel. Es un perro rápido, destinado generalmente a la caza y que demuestra una gran inteligencia, aunque también resulta difícil de adiestrar porque se aburre fácilmente y no le gusta seguir las normas fijadas.

Samoyedo

En Siberia los perros han cumplido históricamente una función fundamental a la hora de ayudar a los humanos en las labores de pastoreo y defensa. Por esa razón, hay muchas razas de perro que proceden de esta zona de la actual Rusia, y el Samoyedo surge precisamente como raza autóctona para proteger a la familia y a los animales de granja y vigilar que todo vaya bien. Ese es el motivo por el que se considera que esta raza puede ser excesivamente protectora y, pese a que no está catalogado como una raza peligrosa, su celo le hace seguir muy de cerca a los posibles intrusos de la casa. Por otro lado, es un perro amable y muy cariñoso, especialmente con los niños. Su precio puede llegar a los 10.000 euros porque hay pocos ejemplares fuera de las fronteras rusas.

 

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

2 + 2 =