Ocho menores de edad de la comunidad LeBarón sobrevivieron al ataque armado del pasado lunes contra una caravana de vehículos que dejó nueve muertos, seis de ellos menores de edad, informaron familiares de las víctimas en redes sociales.

Precisaron que un bebé, un adolescente y un niño resultaron ilesos, mientras que otros cinco menores fueron hospitalizados en Phoenix, Arizona, con heridas que van de leves a graves.

Deudos indicaron que los criminales dispararon más de 200 veces armas de asalto calibre .223 y 7 milímetros contra los vehículos, y quemaron una camioneta dentro de la cual murieron Rhonita LeBarón y sus cuatro hijos: dos niños y dos bebés gemelos de seis meses de edad, confirmaron las fiscalías de Chihuahua y Sonora.

Otra de las víctimas, Christina Langford, intentó hablar con los pistoleros y fue asesinada a quemarropa; su bebé quedó en el piso de la camioneta en que viajaba y fue encontrado con vida horas después del ataque.

El grupo armado también asesinó a Dawna Langford y mató a sus hijos Trevor, de 11 años, y Rogan, de tres. Otros siete niños, hijos de Dawna, viajaban con ella y sobrevivieron, dos ilesos y cinco con lesiones, según sus familiares.

De ellos, Kylie, de 14 años, recibió un disparo en un pie; Mckenzie, de nueve, fue reportado desaparecido y después localizado con una herida leve en el brazo; Cody, de siete, está lesionado de bala en mandíbula y pierna; Xander, de cuatro, recibió un tiro en la espalda, y Brixon, un bebé de 10 meses, recibió una bala en el pecho y otro en la mano.

Parientes de las víctimas señalaron que después de presenciar cómo mataron a balazos a su madre y sus hermanos, el hijo de Dawna, Devin, escondió a sus otros seis hermanos en los arbustos y los cubrió con ramas para mantenerlos a salvo mientras buscaba ayuda. Cuando tardó demasiado en regresar, su hermana de nueve años dejó a los cinco restantes para pedir auxilio. Devin llegó a la comunidad de La Mora seis horas después de la emboscada.

Agregaron que tíos de Devin se armaron y regresaron para tratar de encontrar a los niños escondidos. El grupo de hombres esperó por refuerzos y alrededor de las 19:30 encontraron a los menores, y a Mckenzie dos horas después.

En un comunicado, el activista Julián LeBarón aseguró que sus familiares fueron fusilados, quemados y asesinados a sangre fría.

Anadió que las víctimas eran civiles inocentes, ciudadanos estadunidenses que simplemente intentaban vivir una vida en forma pacífica.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

4 + = 14