El gobierno del presidente estadounidense Donald Trump endureció este martes las sanciones a Cuba, prohibiendo los viajes educativos grupales de estadounidenses a la isla caribeña, así como la exportación de vehículos desde Estados Unidos.
«Cuba continúa desempeñando un papel desestabilizador en el Hemisferio Occidental, proporcionando una plataforma comunista en la región y apoyando a adversarios estadounidenses en lugares como Venezuela y Nicaragua al fomentar la inestabilidad, socavar el Estado de derecho y suprimir los procesos democráticos», dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, al anunciar las medidas.

El anuncio se hace una semana después de la activación del Título III de la Ley Helms-Burton por parte del Gobierno del presidente Donald Trump, que representa «un paso más en la agresiva aplicación excesiva de leyes norteamericanas contra terceros países y una gruesa violación de la soberanía de todos los Estados y del derecho internacional», según declaró entonces el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Tras esto, los jefes de la diplomacia rusa y cubana firmaron un plan de consultas políticas ministeriales para el periodo 2020-2022 y abordaron la profundización de los lazos en las esferas económica, de inversión y cultural y humanitaria, escenificaron así la unión de dos «aliados estratégicos» frente a EE. UU.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

2 + 5 =