Irán lanzó en la madrugada de este miércoles un ataque con misiles balísticos sobre dos bases que albergan militares de Estados Unidos en Irak.

Los complejos militares de Al-Asad, ubicada al oeste de Bagdad, y de Irbil, cerca a la frontera iraní, fueron impactadas por al menos 12 cohetes, según reportó el Pentágono.

“Está claro que estos misiles fueron lanzados desde Irán y apuntaron al menos a dos bases militares iraquíes que albergan a personal del Ejército de los EE. UU.”, señala el comunicado.

Dentro de las instalaciones atacadas también se encuentra personal de la coalición de países aliados de Estados Unidos en Medio Oriente.

El ataque se produjo días después de que Estados Unidos matara al general Qasem Soleimani en una ofensiva con aviones no tripulados en Bagdad por orden del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Irán amenazó inmediatamente después de aquello con “una severa venganza” contra EE.UU.

Irán promete “venganza severa” por la muerte de Qasem Soleimani a manos de Estados Unidos
En un breve pronunciamiento, la Casa Blanca informó que Donald Trump se encuentra al tanto de lo sucedido y sigue la situación.

“Somos conscientes de los informes de ataques contra instalaciones estadounidenses en Irak. El presidente ha sido informado, está monitoreando la situación de cerca y consultando con su equipo de seguridad nacional”, señaló en un comunicado la vocera la de Casa Blanca, Stephanie Grisham.

Por su parte, la televisión estatal iraní señaló que, con el ataque, las Fuerzas Armadas de ese país “respondieron al asesinato del comandante Qasem Soleimani”.

El medio informó que los militares iraníes prometieron “más respuestas aplastantes” en caso de nuevos ataques de Estados Unidos.

“La feroz venganza ha comenzado”, señalaron los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, el grupo militar iraní que se atribuyó la ofensiva.

La muerte de Soleimani
La muerte de Soleimani el pasado viernes fue el motivo de la venganza que ahora claman los militares iraníes.

Washington se encargó de informar, poco después del ataque que causó el fallecimiento del poderoso militar, que la decisión de la ofensiva con aviones no tripulados había sido tomada en la Casa Blanca.

Un día después de aquello, Donald Trump advirtió que Estados Unidos tenía 52 objetivos iraníes “en la mira” si es que Teherán tomaba alguna clase de represalia y cumplía con su amenaza de una severa venganza contra EE.UU.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

44 + = 53