El presidente francés, Emmanuel Macron, hizo varios anuncios sobre la movilidad, las elecciones municipales y el frágil periodo económico por el que pasa Francia debido a la pandemia del coronavirus. Solo en ese país, el brote deja ya 6.633 contagios y 148 víctimas mortales.

Mediante una declaración televisada a la nación, el jefe de Estado francés informó a sus ciudadanos el nuevo plan de contingencia en la lucha contra el coronavirus, que deja casi 7.000 contagiados y 148 muertos.

“A partir de mañana al mediodía, y durante al menos 15 días, nuestros viajes (internos) se reducirán considerablemente. Esto significa que ya no se permitirán las reagrupaciones externas, ni las reuniones familiares o amistosas. Encontrar amigos en el parque o en la calle ya no será posible”, dijo Macron, después de reunirse con expertos.

Francia está imponiendo restricciones en todo el país a la movilidad: “Los movimientos se reducirán muy fuertemente”, dijo el mandatario, por lo que a los franceses solo se les permitirá salir de sus casas para viajes necesarios como ir a trabajo o al supermercado.

“Estamos en guerra, en una guerra sanitaria. Es cierto que no luchamos ni contra un Ejército ni contra una nación, pero el enemigo está ahí, invisible y evasivo, y avanza. Esto requiere nuestra movilización general”, destacó el líder, añadiendo que el Ejército francés será llamado para ayudar a trasladar a los enfermos a los hospitales.

Además, dijo que se creará un hospital militar con 30 camas de cuidados intensivos en la región oriental de Alsacia, donde estalló uno de los mayores grupos de infección.

“Medidas sin precedentes en tiempos de paz”

Las nuevas medidas llegan tras la polémica por el incumplimiento de las primeras restricciones anunciadas por las autoridades sanitarias francesas. Macron explicó que el Gobierno decidió ordenar las restricciones porque la gente no ha cumplido con las medidas sanitarias anteriores, reiterando en varias ocasiones que “estamos en guerra”.

Hasta este fin de semana se podían ver en las plazas y zonas de ocio a cientos de franceses que serán ahora castigados si incumplen las restricciones.

La nación francesa cerró bares, restaurantes, escuelas y estaciones de esquí, pero el presidente dijo que se necesitan “medidas sin precedentes en tiempos de paz” puesto que el número de personas infectadas se duplica cada tres días y las muertes aumentan vertiginosamente.

“Sé que lo que les pido no tiene precedentes, pero las circunstancias lo exigen. Estamos en guerra”, insistió Macron.

Otra de las medidas contra el coronavirus es el aplazamiento de la segunda vuelta de las elecciones municipales, que se celebraron el pasado domingo, aunque no precisó hasta cuándo. “He decidido que la segunda vuelta de las elecciones municipales se posponga. El primer Ministro informó hoy a los líderes de los partidos representados en el Parlamento de esta decisión, la cual ha sido acordada unánimemente”.

Además, el miércoles se presentará en Consejo de Ministros un proyecto de ley que permita al Gobierno una rápida respuesta a la actual urgencia, por decreto en caso de que sea necesario, y las reformas en marcha, incluida la de las pensiones, han sido suspendidas hasta nueva orden.

La movilización frente al Covid-19 también es económica. El Gobierno francés creará un Fondo de Solidaridad para ayudar a los empresarios y se va a poner en marcha un “dispositivo excepcional” de aplazamiento de los cargos sociales y fiscales, además de una garantía del Estado de 300.000 millones de euros para los préstamos bancarios contraídos por las pequeñas empresas.

“Ninguna empresa será abandonada al riesgo de quiebra”, prometió Macron en su alocución. Las facturas de alquiler que deben las pequeñas empresas también se suspenderán para ayudarles a capear la tormenta económica, añadió.

Macron también se refirió sobre la decisión tomada con el resto de Estados miembros de la Unión Europea para frenar la expansión del virus: “A partir de mañana a mediodía, las fronteras de la entrada de la Unión Europea y el espacio Schengen estarán cerradas. Concretamente, todos los viajes entre países no europeos y la Unión Europea se suspenderán durante 30 días”.

Europa es considerado ahora el epicentro de la pandemia por la OMS: Italia y España son los países más afectados por la enfermedad mientras las cifras crecen en gran parte del mundo.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

9 + 1 =