Las empresas distribuidoras de electricidad Edenorte, Edesur y Edeeste destacaron que desde el inicio de la pandemia producida por el COVID-19 tomaron las medidas necesarias para garantizar un servicio de 24 horas continuas en sus áreas de concesión y ordenaron las recargas gratuitas a sus clientes que usan el servicio prepago, que son aquellos más vulnerables.

En comunicado conjunto, dicen que tomaron esa decisión para que a la población, obligada a estar en una cuarentena permanente en sus hogares, le fuera mucho más cómoda la vida.

“Producto de los efectos de la crisis sanitaria que hemos vivido desde mediado de marzo, las distribuidoras, amparadas en Ley General de Electricidad (125-01), hicimos parcialmente facturaciones estimadas, las cuales están siendo corregidas después que las condiciones han permitidos que nuestros lectores puedan hacer las lecturas correspondientes”, explican.

Manifiestan que una parte de sus clientes, regulados y no regulados, se ha quejado a través de los medios de comunicación y directamente a sus oficinas por la facturación en la que muchos de sus negocios e industrias han permanecido sin actividad productiva.

Agregan que eso ha sucedido a clientes que sus contratos tienen una potencia contratada, según establecen resoluciones SIEC-237-98 y las posteriores emitidas por la Superintendencia de Electricidad,“por lo cual se les ha facturado con un pago mínimo de servicio”.

Señalan que, en muchos casos de esos clientes, “ya hemos llegado a acuerdos de pagos parciales y estamos buscando una salida colectiva para ellos”.

“Todos nuestros clientes residenciales que recibían suministro electricidad las 24 horas antes de la pandemia han consumido más electricidad y más aún aquellos que no disfrutaban de ese servicio su consumo ha sido mayor, lo que le hace una facturación más alta y en algunos casos el precio por kilowattses más caro, al cambiar en la escala tarifaria”, destacan.

Las distribuidoras recuerdan no han cortado el servicio a sus clientes y usuarios, ni lo harán, por falta de pago o por factura en reclamación mientras permanezca esta situación. “De hecho, estamos dando facilidades de pago a muchos clientes que tenían facturas vencidas y por las causas conocidas por todos no han podido cumplir con sus compromisos”, agregan.

“No es cierto que las distribuidoras estemos duplicando las facturas o cobrando el doble de la tarifa a los clientes.
Lo que si es cierto, dicen las Edes, es que producto de la prevención del Gobierno dominicano, fundamentalmente con la construcción de Punta Catalina, el precio que estamos pagando por el servicio de electricidad de 24 horas a la población en esta devastadora crisis sanitaria está por debajo en 31% del presupuesto del 2019 y un 47% menor que los precios del 2012, lo que ha permitido disminuir el déficit financiero de nuestras empresas y con ello el déficit fiscal.

Llaman a “sus clientes y usuarios a estar tranquilos, cumplir con las medidas sanitarias, abrir sus negocios de acuerdos a las fases que les corresponda, que las distribuidoras continuaremos apoyándolos, con facilidades de pago y suministrándoles 24 horas de energía para que puedan estar más cómodos”.

Recuerdan que hacer uso eficiente de la electricidad y pagarla es un deber de todos, y que ahora, como siempre, están más cerca de sus clientes y usuarios.

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

79 + = 82