Una investigación también determinó que los cubrebocas no limitan el flujo de oxígeno a los pulmones, incluso en personas con enfermedades pulmonares graves.

Si bien el virus de la influenza tipo A sobrevivió menos de dos horas en la piel humana, el nuevo coronavirus sobrevivió durante más de nueve horas. Ambos se desactivaron completamente en 15 segundos con un desinfectante para manos que contenía 80% de alcohol.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan actualmente usar desinfectantes para manos a base de alcohol con un 60% a 95% de alcohol o lavarse bien las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos.

Los estudios han demostrado que la transmisión de Covid-19 se produce principalmente a través de aerosoles y gotitas.

Aún así, los autores del nuevo estudio concluyen en un informe publicado el sábado en Clinical Infectious Diseases, “La higiene adecuada de las manos es importante para prevenir la propagación de las infecciones por SARS-CoV-2”.
Cubrebocas, incómodos pero seguros

Los cubrebocas pueden ser incómodos, pero no limitan el flujo de oxígeno a los pulmones, incluso en personas con enfermedades pulmonares graves, de acuerdo con una investigación reciente.

Un grupo de científicos puso a prueba el efecto de usar cubrebocas quirúrgicos en el intercambio de gases, el proceso por el cual el cuerpo agrega oxígeno a la sangre mientras elimina el dióxido de carbono, en 15 médicos sanos y 15 veteranos militares con pulmones gravemente dañados a través de una caminata rápida de seis minutos en un superficie plana y dura.

Se midieron los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre antes y después de la prueba de marcha. Ni los médicos sanos ni los pacientes con pulmones enfermos mostraron cambios importantes en las mediciones del intercambio de gases después de la prueba de marcha o hasta 30 minutos después.

La incomodidad de los cubrebocas probablemente no se deba a la reinspiración de dióxido de carbono y la disminución de los niveles de oxígeno, reportaron los investigadores el viernes en la revista Thorax.

En cambio, los cubrebocas pueden causar malestar al irritar los nervios faciales sensibles, calentar el aire inhalado o inducir sentimientos de claustrofobia. Cualquier malestar de este tipo no debería causar problemas de seguridad, dijeron los investigadores, ya que eso podría contribuir a la reducción de “una práctica que ha demostrado mejorar la salud pública”. (Rts)

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

2 + 5 =