Dinamarca suspendió este miércoles la administración de la vacuna de AstraZeneca contra el Covid-19. Paralizada desde hace un mes por una supuesta conexión con casos anómalos de trombosis, la vacuna británica no volverá a ser usada en el país nórdico.

Las autoridades sanitarias consideran que hay suficientes opciones en el mercado y que controlan la situación epidémica en sus fronteras.

El país señaló además que está «completamente de acuerdo» con la Agencia Europea del Medicamento (EMA) en que la vacuna de AstraZeneca es «segura y efectiva», pero que la decisión final les incumbe a las naciones.

Las autoridades danesas han estimado que la probabilidad de contraer una trombosis para quienes han recibido esa vacuna es de 1 entre 40.000.

Por lo tanto, el director de la Dirección General de Sanidad, Søren Brostrøm, dijo que Dinamarca no rechaza poder recuperar la vacuna en el futuro si fuese necesario.

 

No aceptamos comentarios ofensivos, El Verificador promueve el debate de ideas como herramienta que fortalece la vida democrática.

6 + 2 =